La vida regresa a las calles en Arousa

Los bares abrieron ayer sus terrazas en la capital arousana y los vilagarcianos estaban deseando volver a quedar para tomarse un café o una caña | mónica ferreirós
|

“Póngame un café” fue posiblemente ayer la frase más repetida en las calles de Arousa. La vida, la que insuflan los establecimientos hosteleros y los comercios, volvió ayer a las tres comarcas arousanas en el primer día de la nueva desescalada. Quizá era en Vilagarcía donde más ganas había de sentarse en una terraza, tomarse un café y leer el periódico. En la capital arousana llevaban casi cuatro meses perimetrados y un mes -como el resto de las localidades arousanas- con la hostelería cerrada a cal y canto. Los vilagarcianos no fueron madrugadores para estrenarse en las terrazas como si de un juguete nuevo se tratase. De hecho sobre las diez y media había muchas sillas y mesas vacías, pese a que la climatología ayudó y mucho en el primer día de apertura. Fue a partir de las doce del mediodía cuando se vio más ambiente en zonas fundamentalmente hosteleras como son A Baldosa, Méndez Núñez o la Avenida da Mariña. Prácticamente la totalidad de la hostelería vilagarciana optó por abrir sus puertas, pese a que solo puede atender en terraza en un 50 % hasta que, al menos, haya una nueva revisión epidemiológica que no se prevé hasta la próxima semana.


Lo que está claro es que no solo los bares, sino también los comercios notaron la apertura del perímetro. De hecho los habitantes del área sanitaria Pontevedra-O Salnés pueden moverse en los concellos que la conforman con total libertad. Eso sí, siempre y cuando mantengan en cuestión de reuniones un máximo de cuatro personas no convivientes.


El buen tiempo continuará el fin de semana en Arousa, de ahí que concellos como el de Sanxenxo ya hayan anunciado que se reforzarán los controles policiales en las terrazas y en los espacios públicos para garantizar el estricto cumplimiento de las medidas sanitarias. De hecho Sanxenxo acostumbra a ser una localidad que visitan muchos cada vez que sale un rayo de sol.


Todavía vigilantes

La ocupación hospitalaria y delas UCI es lo que continúa manteniendo en un nivel de vigilancia a los ayuntamientos del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés. Según los últimos datos ofrecidos por el Sergas son 49 los pacientes hospitalizados en planta con motivo del coronavirus -ocho de ellos en el Hospital do Salnés. la Unidad de Cuidados Intensivos de Montecelo mantiene a 14 pacientes ingresados, una cifra que dista bastante de la alcanzada en el pico de la tercera ola, pero que los expertos consideran que aún es muy alta.


Con respecto a la situación por municipios esta va mejorando de forma notable. En Vilagarcía son 90 los casos activos por coronavirus; en Cambados por su parte hay 43 personas infectadas y en Sanxenxo son 48. En A Illa se mantienen en 9 y en O Grove tienen 11. Por su parte en Vilanova hay 43 positivos y en Meis y Meaño 17 y 18 respectivamente. Ribadumia tiene 5. Respecto a los positivos en los últimos 14 días en Caldas son 12, en Cuntis 13, en Catoira 11 y en el resto de los municipios del Ulla-Umia no llegan a diez casos contabilizados.



En la comarca de O Barbanza la situación también es mucho mejor. En Ribeira son un total de 26 casos en los últimos 14 días, en Boiro son 13 y en A Pobra y Rianxo no llegan a 10. l


La vida regresa a las calles en Arousa