O Salnés y Ulla-Umia, salvo Vilanova y Cambados, recuperan la movilidad

Los locales hosteleros podrán disponer ya de mesas tanto en el interior como en el exterior, aunque con aforo reducido | m.f.
|

Los concellos arousanos, con la excepción de Cambados y Vilanova, recuperan la movilidad entre áreas tras el nuevo alivio de restricciones anunciado por el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, tras la reunión del subcomité clínico.


Las nuevas medidas, que entran en vigor el lunes, suponen también una mejora para las condiciones de la hostelería, que aunque mantiene su aforo a la mitad en las terrazas, podrá abrir un treinta por ciento de sus mesas en interior. El horario de cierre se mantiene en las seis de la tarde, al igual que el número máximo de no convivientes permitidos en reuniones, que es de cuatro.


De esta manera, el área de Pontevedra, a la que pertenecen las comarcas de Ulla- Umia y O Salnés, pasa al nivel tres de restricciones, el más leve de todos, y puede moverse al resto de concellos de Galicia en el mismo tramo, es decir, todos con la excepción de Miño, Ponteceso, Sobrado, Arteixo, Cambados, Ponte Caldelas, Mos, Vilanova, Guitiriz, Lourenzá, Paradela, Cariño y Mugardos, que se encuentran en el máximo nivel de restricciones.


Evolución positiva

La medida llega tras varias semanas de una evolución positiva en O Salnés y Ulla- Umia, que mejoró sobre todo en los últimos diez días. Un ejemplo de este descenso de casos es Vilagarcía, que cuenta con 54 positivos, lo que supone nueve menos que el día anterior. La incidencia acumulada en la capital arousana en los últimos catorce días se encuentra por debajo de los 150 casos por cada cien mil habitantes y a una semana es mucho menor.


Situación parecida se da en el resto de O Salnés y Ulla- Umia, donde hay concellos, como O Grove, Caldas y Portas, donde no se registró ni un solo positivo en la última semana. En el otro extremo se encuentran Vilanova y Cambados. El primero sube en dos casos y tiene 37, mientras que el segundo logra reducir en la misma cifra y suma 36. El Sergas decide subirlos al nivel alto debido a la evolución epidemiológica. Aunque la incidencia acumulada a siete días da razones para cierto optimismo, al situarse entre los 125 y los 250 casos por cada cien mil habitantes en Vilanova y entre 75 y 125 en Cambados; la evolución a dos semanas sigue siendo preocupante, al estar en el nivel de riesgo extremo con entre 250 y 500 casos por cada cien mil habitantes. En cuanto a O Barbanza, ya se encontraba en el nivel tercero, el de menores restricciones, debido a su buena evolución, y ahora ya puede comunicarse con O Salnés y Ulla- Umia. Destacan casos como A Pobra donde, informó ayer el alcalde, solo hay ya un vecino contagiado.


Sistema de control QR

El alivio de las restricciones en la hostelería coincide con la puesta en marcha del nuevo sistema de control de aforo con QR, que entró ayer en vigor y es obligatorio para los establecimientos, aunque voluntario para los clientes. Las policías locales arousanas redoblan esfuerzos para vigilar el cumplimiento de las normas.

O Salnés y Ulla-Umia, salvo Vilanova y Cambados, recuperan la movilidad