Si llegan 25.000 vacunas a la semana, el área alcanzaría la inmunidad de rebaño en agosto

Vista de los cuatro equipos de vacunación instalados ayer en la prueba piloto de vacunación masiva de Fexdega | m. ferreirós
|

El Sergas certificó ayer la idoneidad del recinto ferial de Fexdega (Vilagarcía) para futuras vacunaciones masivas tras la prueba piloto desarrollada ayer y a la que respondió un 80 % de los citados (400 personas). El Concello le dará prioridad a este uso y podría reeditarse en abril, cuando se espera la llegada de más dosis. Según el gerente del área sanitaria Pontevedra-O Salnés, José Ramón Gómez, si no se hace antes es “máis problema de falta de suministro porque a capacidade da área é suficiente”. Es más, calcula que si el Estado cubriera las 25.000 dosis semanales para las que asegura están preparados, “nun par de meses teriamos a primeira dose no cen por cen da poboación e chegaríamos a primeiros de agosto con inmunidade de rebaño do 70 %”. Reconoció, de hecho, que el ritmo actual es “lento”, teniendo en cuenta los casi 300.000 pacientes adscritos al área y que el proceso se inició en diciembre pero solo hay unas 7.000 personas con la doble pauta (más de 20.000 tienen la primera dosis). Pero insistió en que el número enviado es “moi reducido” y, de hecho, van a un ritmo de 3.000 administraciones por semana.


Todo esto también depende de la marca remitida pues la prueba realizada ayer se destinó a vecinos de O Salnés de entre 50 y 55 años con un lote extra de AstraZeneca no recomendado para mayores de 80 años, que es la franja de edad de población general en la que está centrado ahora el Sergas (también sigue con colectivos especiales). Esperan terminar con este sector entre abril y marzo, según Gómez, que insistió en todo momento en que todo dependerá de los envíos del gobierno central.


322 de 400 en O Barbanza

La misma prueba piloto se desarrolló ayer en el Hospital comarcal do Barbanza, donde la respuesta también fue positiva pues acudieron 322 de los 400 convocados. En Fexdega fueron 400 de 500. En ambos casos las dosis pendientes fueron por personas que no acudieron a la cita por rechazo o imposibilidad o por contraindicación médica, entre otros motivos.


La jornada transcurrió sin incidencias destacables y en el caso del recinto ferial vilagarciano se contó con Emerxencias para organizar la llegada en el exterior y con personal de seguridad privada en el interior. Se establecieron tres equipos de vacunación y se sumó un cuarto en el último momento para “axilizar” el proceso. Los pacientes esperaban fuera y eran llamados según el número trasladado por el Sergas. Una vez dentro, guardaban fila con separación interpersonal y tras la administración debían guardar 15 minutos de espera por si surgía alguna complicación, un miedo que reconocieron algunos debido al lote puesto en duda por otras comunidades y países que incluso han suspendido la vacunación con AstraZeneca por reacciones graves.


El gerente aseguró que se han administrado “millones de dosis” de esta marca “sin problemas de relevancia” y que en el área, la mayoría han presentado “sintomatología leve” como mialgia, cefaleas o molestias en la zona del pinchazo. Los consultados ayer en Fexdega por este medio tras recibir la vacunación manifestaron encontrarse bien. “El proceso ha ido muy bien y eso que soy un miedosa con las ‘pinchas”, detallaba una vecina de Vilanova de 54 años. Ella, como muchos de los presentes a esas horas (sobre las 10:30 horas) tenían un apellido que empezaba por la letra L. Cabe recordar que la citación se empezó a partir de la H y en orden alfabético.


Hasta allí también se desplazaron el delegado de la Xunta en Pontevedra, Luis López, quien destacó la capacidad del Sergas para una vacunación “masiva e áxil”. También el alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, quien garantizó la “disponibilidade absoluta” de Fexdega para futuras vacunaciones “por enriba doutras cousas”. 

Si llegan 25.000 vacunas a la semana, el área alcanzaría la inmunidad de rebaño en agosto