Preocupación en los barrios de Abesadas y O Pombal ante la escalada de la conflictividad

Dos patrullas de la comisaría acudieron al suceso en una casa de la Rúa Romero Ortiz

La escalada de conflictividad que se viene registrando en los últimos tiempos en los barrios ribeirenses de Abesadas y O Pombal es algo que preocupa enormemente a los residentes en esas zonas, que señalan que los últimos episodios que se han producido con mayor o menor violencia no son más que una demostración de todo ello y que justifican sus temores. Indican que están detectando que los coches policiales patrullan con más frecuencia que antes por sus calles a distintas horas, pero advierten que eso no está siendo suficiente, pues los problemas se están agravando. Creen que se hace necesario que los agentes patrullen las calles a pie, y reclaman que se celebre una junta local de seguridad para abordar este asunto, así como si se está produciendo algo similar en otras zonas de la ciudad, y que se analicen las problemáticas relacionadas con los okupas y la venta de drogas, entre otros.


Respecto a los sucesos que consideran un ejemplo del agravamiento de la conflictividad en esos barrios, se refieren por un lado a una discusión que tuvo lugar a primera hora de la tarde del viernes en el tramo inicial de la Rúa Xosé Ramón Fernández Barreiro, en Abesadas, con insultos, gritos, algún que otro empujón y que acabó con uno de ellos siendo trasladado en ambulancia al centro de salud de Santa Uxía, pues sangraba bastante por la nariz.


P16 F1 23012870


Un implicado en la discusión en Abesadas fue evacuado por el 061 al centro de salud


El otro hecho se registró ayer al mediodía en la Rúa Romero Ortiz, en O Pombal, donde los residentes ya vienen avisando desde hace años de los problemas existentes. En este caso, sucedió en un inmueble cercano al edificio en cuyo portal apuñalaron a un hombre a mediados de octubre de 2020. En este caso, según relataron algunos vecinos, un individuo entró en una casa habitada, principalmente, por toxicómanos y, al parecer, pudo haber agredido a otro en lo que pudo ser un ajuste de cuentas. Una mujer que estaba dentro salió a la calle al grito de “policía, policía”. Minutos después se personaron en el lugar dos patrullas de la comisaría para interesarse por lo ocurrido, pero no trascendieron las actuaciones desarrolladas.

Preocupación en los barrios de Abesadas y O Pombal ante la escalada de la conflictividad

Te puede interesar