El presidente alemán recibe la vacuna de AstraZeneca

Frank-Walter Steinmeier, en el momento de recibir la vacuna de AstraZeneca/EFE
|

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, recibió este jueves la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca, en un gesto destinado a generar confianza entre sus conciudadanos tras la decisión de las autoridades del país de no administrarla a menores de 60 años.


"Confío en todas las vacunas autorizadas en Alemania", indicó el jefe del Estado en un comunicado, tras informar de que se le había administrado esa primera dosis en un hospital militar de Berlín.

La vacunación es "un paso decisivo para salir de la pandemia", añade Steinmeier, tras llamar a los ciudadanos a "hacer uso" de esa posibilidad.


El presidente, de 65 años, está en el grupo de personas a las que se está vacunando en esta fase de la campaña, según el calendario de su "Land", la ciudad-estado de Berlín.


La canciller alemana, Angela Merkel, de 66 años, afirmó hace dos días su disposición a recibir la vacuna de AstraZeneca "cuando me llegue el turno".


El gobierno federal y los poderes regionales decidieron el pasado martes suspender de modo general la administración de la vacuna anglo-sueca a los menores de 60 años. Se atuvieron con ello a las recomendaciones de la Comisión Permanente de Vacunación, a tenor de una treintena de casos de trombosis detectados en personas de ese grupo - principalmente, mujeres -, nueve de las cuales fallecieron.


Esta cuestión ha agravado la desconfianza que desde el principio ha generado esa vacuna respecto a la de BioNTech-Pfizer, la primera que fue autorizada en la Unión Europea (UE) e indicada para todas las edades y grupos.


La campaña de vacunación ha discurrido hasta ahora en Alemania con lentitud y problemas de organización o logística. Hasta ahora han recibido al menos la primera dosis 9,6 millones de ciudadanos, lo que representa un 11,6 % de la población; la segunda dosis les ha sido inyectada a 4,1 millones de ciudadanos, exactamente un 5% de la población.


Según los planes del Ministerio de Sanidad, a partir del 18 de abril se incorporarán al plan de vacunación los médicos de cabecera, con lo que se pretende acelerar la campaña.


La reordenación de la campaña de vacunación, derivada de los cambios en la administración de la de AstraZeneca, se produce en medio del repunte continuado de contagios observado desde hace semanas.

La incidencia acumulada a siete días se sitúa ahora en los 134,2 casos por 100.000 habitantes, frente a los 132,3 de ayer. La media nacional había descendido por debajo de los 60 a mediados de febrero, pero luego volvió a subir de modo constante.


El gobierno de Merkel insiste a diario en su recomendación encarecida de no viajar, salvo por motivos esenciales, ni dentro del país ni al extranjero. El martes entró en vigor la nueva normativa, según la cual se pide test obligatorio - sea pcr o antígenos - a todo viajero que ingrese por vía aérea en el país.


Merkel y los líderes regionales habían acordado a principios de mes prolongar las restricciones actuales hasta el 18 de abril. Entonces contemplaban aún algún alivio o reapertura de comercios no esenciales bajo estrictas medidas, ahí donde la incidencia semanal no superase los 100 casos por 100.000 habitantes.

Desde noviembre está cerrada de forma general la restauración, el ocio y la cultura, mientras que los comercios se sumaron al cierre en diciembre. La mínima desescalada acordada a principios de mes quedó frenada tras el aumento continuado de la incidencia acumulada.

   Iceta recibe la primera dosis de AstraZeneca y se convierte en el primer ministro vacunado
   El 90% de los gallegos que tenía que vacunarse con AstraZeneca acudió a la cita
   El Ministerio de Sanidad propone ampliar las vacunas de AstraZeneca hasta los 65 años
El presidente alemán recibe la vacuna de AstraZeneca