El club de judo niega la agresión en el pabellón, mientras el Concello decide si suspende su uso al denunciado

El Concello analizará hoy el asunto |
|

El club de judo Senín negó ayer vía comunicado la agresión física de unos de sus monitores en el pabellón de San Tomé, que un funcionario del Concello de Cambados denunció en los últimos días al hilo de un supuesto conflicto por el uso de instalaciones deportivas. A mayores, el Ayuntamiento analizará hoy con sus técnicos si suspende cautelarmente al monitor de judo denunciado para el uso de esas instalacioines, “ata que os feitos queden aclarados en vía xudicial”.


La decisión de esta posible suspensión cautelar se llevó ayer a un Consello Escolar de San Tomé convocado de urgencia. No obstante, este organismo terminó por inhibirse en el Ayuntamiento, al no considerarse competente para tomar la decisión. La alcaldesa, Fátima Abal, que participó ayer en la sesión, explicó que existe un acuerdo del propio Consello Escolar que data del anterior mandato por el que se ceden al Ayuntamiento las instalaciones deportivas —pabellón y gimnasio—, para su utilización. Por ello, se entiende que también la competencia de decidir sobre la posible medida cautelar recaería sobre la administración local.


Con todo, la situación no está clara. La regidora explica que deberá informar la cuestión el secretario municipal, ya que tal acuerdo de cesión fue recogido en un acta que, no obstante, carece de firma de ambas entidades. Además, la agresión denunciada habría tenido lugar “fóra do recinto escolar”, aunque “causada por un altercado referente ao uso e o horario das instalacións”, señala.


Así pues, el Ayuntamiento deberá primero dirimir con sus técnicos si es competente o no para aplicar dicha suspensión cautelar. Eso sí, si se estiman con competencia para hacerlo, todo parece indicar que lo harán, ya que la regidora reiteró ayer que “imos a defender ao funcionario municipal, que ademais estaba no exercicio das súas funcións”. “Reprobamos calquera tipo de agresión, verbal ou física, e entendemos que ningunha agresión física pode estar xustificada baixo ningún concepto. Polo que, en aras de preservar a integridade da nosa plantilla laboral e para que sirva como precedente da nosa repulsa ante estes feitos, é a nosa intención suspender cautelarmente o uso desas instalacións ao presunto agresor, ata que os feitos queden aclarados en vía xudicial”.


Hechos no probados

El comunicado del club Senín, no obstante, recordaba ayer que los hechos que manejan, “no han sido declarados probados por sentencia, sino que únicamente han sido objeto de denuncia por parte de dicho trabajador”. “Lejos de ser ciertos, son totalmente contrarios a la realidad de lo ocurrido: En ningún momento hubo agresiones físicas por parte de miembros del club en el pabellón de San Tomé hacia el trabajador municipal”.


Añaden que la “denuncia del trabajador municipal se incardina en una labor de hostigamiento desplegada por este en los últimos tiempos contra nuestro club, así como respecto de responsables de otras actividades desarrolladas en pabellón de San Tomé”. Por ello, anuncian acciones legales en los próximos días en defensa de su versión de lo ocurrido. 

El club de judo niega la agresión en el pabellón, mientras el Concello decide si suspende su uso al denunciado