Detenido tras robar un kilo de langostinos y licor en un supermercado de Sanxenxo

Tras recorrer varias calles, agentes de la Policía Local lograron detenerlo y esposarlo/AEC
|

La Policía Local de Sanxenxo (Pontevedra) detuvo este viernes a un vecino del municipio que había robado en un supermercado una caja de langostinos congelados y una botella de licor, tras lo cual se dio a la fuga en un ciclomotor sin tener seguro ni carné para conducirlo. Además, dio positivo en el test de alcoholemia.


Tal y como relata el Ayuntamiento en un comunicado, ocurrió a última hora de la tarde en una tienda de Vinquiño. Después de cometer el hurto, el hombre emprendió una huida en motocicleta a gran velocidad.


La descripción del arrestado y del vehículo fue lo que permitió a los agentes localizarlo posteriormente en Portonovo. No obstante, tras darle el alto, inició una huida por el casco urbano "infringiendo todo tipo de señalización viaria, circulando incluso en sentido contrario y comprometiendo la integridad de los viandantes y otros vehículos", según asegura el Ayuntamiento.


Tras recorrer varias calles, los policías lograron detenerlo y esposarlo para cachearlo debido a "la violencia y amenazas proferidas". Durante el cacheo, le detectaron el kilo de langostinos congelados y la botella de licor.


Además, en colaboración con la Guardia Civil, los policías comprobaron que el arrestado, aparte de circular en una motocicleta sin placa de matrícula, sin seguro y sin documentación, había perdido el carné en el año 2013 por haber agotado los puntos. Junto a ello, en el test de alcoholemia arrojó un resultado positivo de 0,39 miligramos por litro de sangre.


Asimismo, en el momento en el que se ordenó la inmovilización del ciclomotor y acudió el Servizo de Emerxencias para trasladarlo, el hombre amenazó con prenderle fuego al vehículo y se enfrentó a los agentes, por lo que la Policía Local y la Guardia Civil procedieron a su detención por delitos de desobediencia y resistencia.  

Detenido tras robar un kilo de langostinos y licor en un supermercado de Sanxenxo