El Ribadumia perdona en la segunda parte y regresa de vacío de Paiosaco

El Ribadumia mereció un mejor resultado ayer en el campo de A Porta Santa | cris serantes
|

El Ribadumia no pudo redondear con una tercera victoria la semana y cayó ayer en A Porta Santa ante el Paiosaco por la mínima en un partido en el que mereció mucho más, sobre todo por la cantidad y claridad de ocasiones generadas en la segunda parte. El portero local Adrián Rama fue el héroe del equipo local, que pese a esta victoria está virtulamente descendido dada la diferencia de puntos que tiene respecto al cuarto clasificado. Los visitantes se marcharon muy contrariados por el resultado y por el arbitraje, ya que reclamaron como penalti una caída en el área de Moncho mediada la segunda parte.


En la primera la igualadad y las escasas ocasiones presidieron el juego. Los locales apostaron por defensa de cinco, mientras que el Ribadumia jugó con su habitual 4-4-2. Los aurinegros, con el viento en contra, pecaron de juego largo en vez de tratar de combinar más al pie y eso dificultó que pudieran poner en aprietos a su rival. Antes del descanso en una acción de saque de banda el Paiosaco encontró el gol, con prolongación y aparición oportuna de Adrián Otero para batir a Roberto Pazos. El 1-0 fue un mazazo para el Ribadumia, que en la segunda parte salió dispuesto a combinar y encontró los desequilibrios para generar ocasiones. Le faltó puntería. Charles tuvo dos manos a mano que salvó Rama. El portero local también evitó el 1-1 a remate dentro del área de Brais cuando los visitantes prácticamente celebraban el gol.


Mediada la segunda parte se produjo la acción polémica, cuando Moncho se fue de su defensor por línea de fondo y cayó derribado por detrás cuando iba a dar el pase atrás y le salió el portero, pero el colegiado dejó seguir. El Ribadumia siguió generando oportunidades hasta el final, pero ayer no fue su día. Lo demostró Charles a la salida de un córner cuando remató con todo a favor y el balón se perdió por muy poco en el segundo palo. Pese al tropiezo sigue empatado con el cuarto.

El Ribadumia perdona en la segunda parte y regresa de vacío de Paiosaco