Esto es lo que hay

|

Lo bueno de la batalla de Madrid es que acaba cuando se cuenten hoy los votos y lo malo es si sus efectos se extienden por todo el territorio. Y es que en esta “guerra” ha puesto todo su armamento la llamada derecha nostálgica.


Por un lado ex políticos apartados por la falta de votos un par de veces hasta incautos apresados por las mentiras repetidas desde conocidos sectores acostumbrados a nadar y guardar la ropa según convenga a sus intereses.


Pasamos “la fiesta del trabajo” ¿? con un 35 por cierto de la población en edad laboral buscando “curro”. Con un grupo importante de trabajadores –dicen que más del cincuenta por ciento– a media jornada. Sigue la desigualdad laboral contra las mujeres. ¿Hay algo que celebrar?


Empleos cada vez más eventuales, temporales y precarios. Suben al 10 por ciento los accidentes laborales y el poder adquisitivo baja un porcentaje similar.


La realidad económica y social aventura días peores y ya, si hay suerte, no tendremos al virus para culparle de todo y se acabará la coartada para emprender más políticas sociales

Llegará el dinero de Europa y ya empiezan los de siempre a repartirse el maná. Se avecina una batalla entre las autonomías, entre sector y sector de la industria y el comercio.


Afortunadamente hay voces que piden, pie a tierra, reconstruir el Estado, cambiar la relación entre los dineros públicos y el sector privado para “evitar un comportamiento parasitario de las empresas” en palabras de la directora del Instituto para la innovación y el interés público, para “reconstruir” mejor y no consignas vacías con más interés político que realidad. Es necesario un nuevo pacto social y es imprescindible que los políticos, dejando al margen su lógico interés partidario, unan sus esfuerzos en busca d una salida que no deje a nadie al margen.


Hay un ejemplo: Joe Bilden no es un rojo en la Casa Blanca, sino un político que entiende que las medidas propuestas por cualquier gobierno tienen que tener como destino mejorar la vida a los que lo peor lo pasan. Hacen faltan más ayudas lo que equivale más inversión. Y ¿Dónde hay que buscar el dinero? En los que más tienen. De ahí que su primera medida es financiar su proyecto con alzas de impuestos a los más ricos. Esto es lo que hay y, ay, esto es lo que tenemos que mejorar.

Esto es lo que hay