Ruiz aduce la obra del polígono industrial para evitar el cierre de la sucursal bancaria en Palmeira

Unos 80 vecinos de Palmeira cortaron la AC-305, a la altura del banco | Chechu Río
|

El Concello ribeirense aduce la construcción del nuevo polígono industrial en Pedras Vermellas, en Palmeira, con la previsión de que las obras comiencen este año, como uno de los argumentos para pedir a los máximos responsables de una entidad financiera que reconsideren su intención de cerrar el 19 de mayo la sucursal bancaria de esa parroquia. Así se lo trasladaron a los jefes territorial y de zona de dicho banco, junto con los argumentos que vienen ofreciendo los vecinos, de los que ya se hizo eco este periódico. Fue en la reunión que mantuvieron con el alcalde, Manuel Ruiz, así como el concejal Emilio Pérez, y Antonio Muñiz, en representación de la plataforma vecinal. El primer edil subrayó que ese parque empresarial contribuirá a dinamizar la economía de la localidad como núcleo más cercano a esa área industrial que, de cumplirse con la estimación de demanda, nacerá completamente llena.


Al tiempo que se desarrollaba ese encuentro, delante de la referida oficina bancaria y al grito de “non ó peche”, se movilizaron unos 80 vecinos de Palmeira, que llegaron a cortaron por espacio de un par de minutos la carretera AC-305, a la altura de la sucursal de la entidad financiera, en protesta por el anunciado cierre de la misma, llegando a conseguir el apoyo de los ocupantes de los vehículos que tuvieron que detener la marcha ante ese bloqueo. Los vecinos, que contaron con el apoyo de representantes de partidos políticos como PBBI, BNG y SumaRibeira, reiteraron su petición de un pleno extraordinario de la corporación local para conseguir su compromiso de negociar con los responsables de dicha entidad para evitar el cierre de la oficina, por entender que la eliminación de dicho servicio traerá graves consecuencias para la ciudadanía de la zona. Esas formaciones políticas, junto con el PSOE, registraron ayer por la tarde una solicitud de pleno extraordinario para que se debata la propuesta registrada a comienzos de semana por la Plataforma Veciñal de Palmeira y el Clube de Xubilados.


Al final de la concentración, una portavoz de los vecinos, María Jesús Paz, leyó un pequeño manifiesto en el que hizo referencia al rescate de la banca con dinero público, “concretamente 9.400 millóns de euros dos que só devolveron apenas 783 millóns, con que teñen unha débeda co pobo de 8.521 millóns de euros”. Pero, subrayó que el motivo por el que estaban allí era para hacerle ver a ese banco que eliminar las oficinas en los pueblos pequeños, sabiendo que son un servicio esencial para su economía y su subsistencia, “é inmoral, como tamén o é o trastorno para a poboación de máis idade, que non coñecen nin saben manexar as novas tecnoloxías, e quedan abocados a ter que depender doutras persoas, perdendo a súa independencia na xestión das súas pensións e aforros”. Y concluyó diciendo que lo que van a conseguir centralizando el servicio en Ribeira es una masificación en esas oficinas, y que de seguir adelante serán muchas personas enfadadas las que cancelarán sus cuentas, incluidos muchos emigrantes y veraneantes con segundas viviendas en Palmeira. 

Ruiz aduce la obra del polígono industrial para evitar el cierre de la sucursal bancaria en Palmeira