Varios brotes sin relación entre ellos mantienen a Vilanova en el nivel máximo

En Vilagarcía están realizando cribado poblacional en las dependencias de Fexdega | mónica ferreirós
|

Varios brotes y sin relación entre ellos. Esta es la razón por la que Vilanova continúa en el nivel máximo de restricciones, pese a que por su incidencia acumulada podría estar en el nivel alto con la hostelería abierta en terraza y sin perímetro ni toque de queda. El Comité Clínico ha analizado la situación y el origen de los 40 casos que había ayer en la localidad y ha determinado -como así se especifica en el último DOG- que debe seguir con las máximas restricciones. Una situación en la que también se encuentra Cambados con una incidencia disparadísima y que suma ya 93 contagios por coronavirus. Casi el doble que hace tan solo una semana. De ahí que los controles de movilidad continuasen a lo largo de la jornada de ayer registrándose en las dos últimas jornadas tres propuestas de sanción. Mañana y pasado habrá nuevos cribados en el Salón Peña para dar con posibles casos asintomáticos.


Los bares ya pudierona abrir ayer hasta las once de la noche y los restaurantes hasta la una de la madrugada


Desde el Comité Clínico también hacen referencia a que se ha decidido mantener a Vilanova en el nivel máximo de restricciones porque “a comarca do Salnés, á que pertence este concello, se atopa nunha situación epidemiolóxica que non progresa axeitadamente desde hai case 4 semanas”. Una evolución negativa que se debe sobre todo a Cambados y, en menor medida, a Vilagarcía. La capital arousana no muestra un índice de contagios elevado para su población -63 casos activos y en nivel medio de restricciones- pero tampoco ha logrado bajar de los 50 positivos desde el inicio de esta cuarta ola. Las buenas cifras son para O Grove que, tras varias semanas en riesgo extremo y cerrado a cal y canto y llegando a superar los 70 positivos, tenía en la jornada de ayer solo 7 casos. Uno más que en Meaño, con 6, mientras que en Sanxenxo el Sergas le comunicó un total de 11.


En el caso de Ribeira, el único concello arousano con nivel alto de restricciones, los expertos reconocen que por sus datos podría estar en nivel medio, pero que la subida de casos en los últimos siete días es lo que mantiene a la localidad bajo vigilancia.


En todo caso el Comité Clínico vuelve a reunirse el martes para revisar las medidas. Unas medidas -el perímetro y el toque de queda en Cambados y Vilanova- que están pendientes de estar ratificadas por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Al expirar el Estado de Alarma deben ser los juzgados los que ratifiquen las restricciones a la movilidad.


Eso sí, ya desde ayer los bares y cafeterías pueden abrir hasta las once y los restaurantes hasta la una de la madrugada con los límites y aforos estipulados según el nivel en el que se encuentre cada localidad y las medidas de cada una. 

Varios brotes sin relación entre ellos mantienen a Vilanova en el nivel máximo