Denuncian que en Atención Primaria no se cubren vacaciones de enfermeras

Enfermeras del centro de salud pobrense se concentraron en señal de protesta | Ch. Río
|

Cerca de 150 trabajadores de los centros de salud de la comarca y Porto do Son han suscrito un escrito remitido a la Xerencia da Área Sanitaria Santiago-O Barbanza, así como a las directoras de Recursos Humanos y de Enfermería, para expresar su desacuerdo en relación a la denegación de permisos y la no cobertura del personal en vacaciones de verano en Atención Primaria. Para escenificar ese malestar, un grupo de enfermeras se concentró delante del centro de salud de A Pobra, cuyos trabajadores del área de enfermería fueron los que impulsaron esa recogida de firmas, y el resto no pudieron acudir ante la imposibilidad de moverse “xa que non hai cobertura nin para un día libre”, dijo José Manuel Sanmiguel, representante de la CIG.

Sanmiguel indicó que lo que solicitan es que se establezca una negociación con la gerente, Eloina Núñez, para llegar a un acuerdo satisfactorio para todas las partes, y que pueda gozar de vacaciones un tercio del personal por cada quincena, y que en el caso de consultorios en los que haya dos trabajadores sea del 50% y en los de un trabajador del 100%. Recordó que las enfermeras le presentaron un calendario para poder irse dos de ellas a la vez entre la segunda quincena de julio y la primera de septiembre, pero se lo denegaron. “O persoal esta a pedirlle ter dereito a unha cobertura de vacacións. Os sindicatos tentamos negociar coa Xerencia, que quitou unilateralmente instruccións non aceptando as nosas recomendacións, negándose a abrir o abanico a un 33% da cobertura, e fixouno no 25%, pero aínda así non o aplica”, precisó Sanmiguel. “Estanse a cubrir os centros periféricos, como os de Corrubedo e Palmeira, porque senón quedan sen atender, e en casos como o de Aguiño no que hay dous enfermeiros, pode irse un de vacacións, mentres o que queda ten que asumir toda a carga de traballo dos dous”, agregó.

El representante de la CIG indicó que la respuesta que les dan desde la Xerencia da Área Sanitaria Santiago-O Barbanza es que no hay personal, pero este sindicato y los trabajadores consideran que hay que buscar soluciones. En este sentido, proponen que la Administración sanitaria aproveche la “voluntariedade” del personal fijo que está dispuesto a vacunar de manera puntual y se libere de esa labor al que procede de las listas de contratación y se eche mano de este último para cubrir a los que se van de vacaciones. “Non todo son cartos nesta pandemia e o persoal ten dereito a conciliar coas súas familias despois dos momentos duros desta situación epidemiolóxica que acabamos de pasar, e poidan irse do centro de saúde en verán sabendo que os seus pacientes están cubertos e non que teñan que asumir as propias compañeiras que quedan a intersustitución dos delas. Eso só contribúe a xerar un mal ambiente no posto de traballo e que estén incómodos”, precisó.

Joaquina Bonet, enfermera en el centro de salud pobrense, indicó que ella y sus compañeras han visto incrementadas en los últimos años sus responsabilidades preexistentes en Atención Primaria, al tener que asumir programas como el control de TAO, conecta 72 y paciente polimedicado, y que desde hace meses por la pandemia realizan estudios de seroprevalencia de SARS COV-2, casi todos los días hacen test de antígenos y vacunación en domicilios y centro de salud contra ese virus. “También debemos tener en cuenta no sólo que la población está envejeciendo, sino que por miedo al contagio ha aumentado el volumen de pacientes con atención domiciliaria por parte de Enfermería”, detalló Bonet. Y dijo que si a eso se le añade la presión que supone el riesgo a infectarse, pese a estar vacunados, “es normal que estemos cansados y necesitamos disfrutar de nuestro merecido descanso vacacional después de estos últimos meses de situaciones estresantes”.

Bonet, que indicó que al tratarse O Barbanza de una zona costera la población se duplica o triplica en verano, manifestó que al no sustituirse a los de vacaciones, aumenta su carga de trabajo. Y subrayó que desde octubre van a comenzar de nuevo con la campaña de vacunación de la gripe, recordando que en el primer mes de esa pasada campaña consumieron en el ambulatorio de A Pobra el mismo número de vacunas que en toda la campaña de 2019, y se temen que este invierno no será diferente, por lo que el personal de Enfermería volverá a tener una elevada demanda de atención.

Denuncian que en Atención Primaria no se cubren vacaciones de enfermeras