Preocupación en Abesadas tras la caída de unas barandillas de los balcones de un edificio “okupa”

Barrotes de las barandillas del edificio okupa cayeron en coches y la calle | Chechu Río
|

Las barandillas de hierro galvanizado que estaban sujetas a sargentos de obra en los dos balcones centrales de la planta superior del edificio okupa situado en la Rúa Xosé Ramón Fernández Barreiro, en el barrio residencial ribeirense de Abesadas, se desprendieron y se vinieron abajo. Ocurrió en torno a la una y cuarto de la tarde de ayer y esos barrotes fueron a caer sobre dos vehículos aparcados, que sufrieron daños de diversa consideración, y también en el asfalto de la calle, en donde quedaron marcados los impactos.


Según indicaron algunos testigos, el suceso se produjo después de que uno de los inquilinos de dicho inmueble se apoyó sobre esas barras metálicas y, al comprobar que se soltaban y caían al vacío, se ocultó. Esas mismas fuentes manifestaron que, si le llegan a caer encima a alguna persona que pasase por allí, “agora posiblemente estariamos falando dunha traxedia”. En este sentido, denuncian la pasividad de las autoridades, políticas y judiciales, al considerar que no intervienen ante una situación que está generando una gran alarma social y una enorme conflictividad, que está afectando de una manera severa a los residentes. Tampoco entienden que por parte de la entidad financiera propietaria del edificio no denuncie la situación para ponerle remedio.


Por ello, los afectados por esta delicada situación reclaman que se adopten medidas de manera urgente antes de que haya que lamentar una desgracia, “e logo, cando xa non haxa remedio, botaranse as mans á cabeza e lamentaranse, e por moito que fagan despois xa será demasiado tarde”, manifestó un vecino. Además, señaló que las fuerzas de seguridad eran conocedoras de la situación en la que se encontraban las referidas barandillas de obra, pero que también lo son de las actividades que se desarrollan en ese edificio.


Al lugar del suceso acudieron la Policía Local y GAEM, que cortaron el tráfico en dicho vial para asegurar la zona, y los Bomberos de Ribeira que, subidos al camión autoescalera, retiraron los barrotes que aún permanecían amarrados en los otros balcones y otros elementos que también corrían riesgo de caer a la vía pública. Operarios de Urbaser retiraron de la calle los barrotes caídos y los que se retiraron por seguridad.


P16 F2 21584927

Bomberos de Ribeira retiraron los hierros que aún no se desprendieran | Chechu Río


Temor a la posesión de armas de fuego

Residentes en el céntrico barrio ribeirense de Abesadas expresaron ayer su preocupación ante la posibilidad de que alguno de los okupas de un edificio de viviendas de la Rúa Xosé Ramón Fernández Barreiro, cuyas obras quedaron inacabadas hace años, tenga armas de fuego. Esos temores, que se suman a los que ya venían padeciendo por la conflictividad que están generando en la zona, se producen despues de que trascendió que uno de los individuos que habitan ese inmueble fue detenido el pasado domingo, junto a otro varón, por tenencia ilícita de armas y presuntas amenazas de muerte a otra persona en un posible ajuste de cuentas relacionado con drogas.


De hecho, la Policía Nacional incautó en el Toyota Avensis, en el que circulaban en el momento en que fueron interceptados en la Avenida Miguel Rodríguez Bautista, una pistola de la marca Astra con el seguro manual desactivado y que contenía seis cartuchos de 9 milímetros en el cargador, y que fue localizada debajo del asiento del copiloto. Desde la comisaría precisaron que ninguno de los ocupantes del vehículo estaba en posesión de licencia de armas para poder portarla.


Los investigadores sospechan que ese arma fue el mismo con el que presuntamente amenazaron a su víctima en la Avenida da Coruña, y que también es la que vieron los agentes que portaba uno de ellos cuando los interceptaron tras una persecución. Además, también se les incautó una pistola simulada, de gas, que contenía 15 bolas metálicas en el cargador, una daga metálica de doble filo, un táser de color negro preparado para efectuar descargas eléctricas, una navaja con empuñadura en forma de pistola, siete papelinas de cocaína y dos teléfonos móviles.

Preocupación en Abesadas tras la caída de unas barandillas de los balcones de un edificio “okupa”