Un “Pacto de Cidade” permite el nuevo centro de salud en la Comandancia

Alberto Varela, Julio García Comesaña y José Manuel Cores Tourís dieron imagen ayer de colaboración entre administraciones | gonzalo salgado
|

El alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, dio ayer el primer paso para la consecución de uno de los objetivos principales con los que se presentó su equipo al gobierno municipal: Convertir la vieja Comandancia en un nuevo centro de salud. El regidor y el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, firmaron un protocolo que pone fin a años de atrancos y enfrentamientos, y que solventa las trabas que impedían dicha opción.


Y es que, tal y como recordó Comesaña un informe elaborado por los técnicos de Sanidade en 2016 señalaba que la parcela debería estar libre de cargas y que habría que demoler el edificio. Ambos trámites correrán a cargo de la administración municipal, que asume el coste del derribo y que se pone manos a la obra para comprar los terrenos.


Mientras tanto, Concello y Puerto firmarán un convenio para una concesión municipal sobre el solar situado en A Marina por un periodo de cincuenta años, por el que también habrá que pagar un canon. Antes está previsto que se logre la desafectación de la parcela, pero estos trámites burocráticos no afectarán al proceso de construcción del nuevo centro de salud. De hecho, Comesaña adelantó que en breve se iniciará la licitación. Todo el gobierno y representantes del grupo municipal del PP, así como el diputado socialista Julio Torrado y la conservadora Elena Suárez, acudieron a la firma del protocolo y posterior comparecencia, en la que también estuvo el gerente del área sanitaria, José Ramón Gómez, y otros cargos de la Consellería.


“Froito da colaboración de tres administracións vaise conseguir saldar unha débeda histórica coa cidade”, declaró Varela, que destacó que “agora máis que nunca” hay demanda ciudadana sobre un nuevo centro de salud.


Urbanismo pendiente

Destacó también Varela la intervención de José Manuel Cores Tourís, del que dijo que ya desde el momento en el que tomó posesión como presidente del organismo estatal se vio claro que “as relacións entre Concello e Porto ían da man”.


De hecho, la puesta en marcha de un nuevo centro de salud en la Comandancia forma parte de un amplio “Pacto de Cidade” entre el Puerto y el Concello, que ambas entidades desgranarán próximamente. Pendiente de esta cuestión estaba la integración de O Ramal en el entramado urbano, con una apuesta de la rada por un hotel que no se sabe si mantiene.


Más superficie

El conselleiro destacó el trabajo realizado por cargos y técnicos de Sanidade para “darlle unha volta” a la propuesta de la Comandancia. La Xunta asume las actuaciones patrimoniales, urbanísticas, de dotación de mobiliario y de movilidad. El nuevo centro de salud tendrá una superficie de cinco mil metros cuadrados, lo que supone incrementar en un 53 % la capacidad del actual, lo que permitirá contar con nuevos servicios como una sala de aislamiento, una consulta del programa de la mujer o vestuarios del gimnasio de. La reforma prevista sobre San Roque se cancela y sobre el futuro del edificio aún no hay nada decidido, salvo que no será sanitario. Eso sí, Comesaña pidió a l aplantilla del ambulatorio “un esforzo adicional” ya que “xa vían a obra preto”.

Un “Pacto de Cidade” permite el nuevo centro de salud en la Comandancia