Era poscovid ¿Época dorada o periodo oscuro?

Los expertos aseguran que la economía circular es la economía del futuro, una economía comprometida con el medio ambiente. | Cedida por Inter Asesoría
|

Cuando el corto plazo es una cuestión de supervivencia, resulta casi imposible tomar decisiones de hacia donde dirigir un negocio. Es tanta la incertidumbre que no se puede controlar, solo navegar. Y para ello lo más importante es fijar el rumbo, necesitamos decidir hacia donde queremos ir.

Algunas de las grandes empresas españolas están invirtiendo en el futuro ¿Cómo puede ser esto si el futuro no se conoce y tampoco se puede predecir? Pero sin embargo se pueden proyectar distintos escenarios basados en tendencias, política, normativa, factores macroeconómicos y sociales. Prueba de esto es la inversión que realizó Inditex en sus tiendas del futuro , valorada en un total de 2.700 millones para impulsar su negocio online y la plataforma integrada entre tiendas.

Estamos en un momento de cambio y también de mayor incertidumbre en todos los ámbitos de nuestra vida, en el que la capacidad de anticiparse a lo que viene no es sólo una ventaja competitiva, si no que el no hacerlo podría ser un error de estrategia garrafal y significar la muerte de una empresa como ocurrió con Nokia que desoyó a aquellos que le aconsejaban que tenía que pasarse del móvil de teclas a la pantalla.

Los expertos aseguran que la economía circular es la economía del futuro, una economía comprometida con el medio ambiente. Uno de los mayores inversores del planeta BlackRock ya anunció “que no iba a comprar acciones de empresas que no estuvieran explícitamente comprometidas con reducir la huella de carbono”, la causa de esta selección es consecuencia de que una empresa de este tipo adquiere más valor y es más rentable.

En esencia podríamos atribuirnos ese dicho “no hay mal que por bien no venga”, el covid nos está obligando a replantearnos el modelo productivo y económico, obteniendo individuos y empresas que abracen modelos más sostenibles, comprometidos con el medio ambiente y con propósitos sociales. Hay quienes piensan, que la economía circular es una moda cortoplacista, aunque cada vez son menos, aumentando el nivel de conciencia en los próximos años porque una pandemia puede ser un juego de niños en comparación con un cambio climático descontrolado total.


Estamos en un momento de cambio y también de mayor incertidumbre en todos los ámbitos de nuestra vida, en el que la capacidad de anticiparse a lo que viene no es sólo una ventaja competitiva, si no que el no hacerlo podría ser un error de estrategia garrafal y significar la muerte de una empresa



Son demasiados los sectores perjudicados en esta crisis, pero lo cierto es que en esta batalla existe una industria herida de muerte que es la industria cultural, las artes escénicas perdieron un 90% de facturación en 2020 y la música un 76%, estoy segura que ante este tipo de situaciones se va a necesitar de la tantas veces invocada responsabilidad colectiva e individual para reactivar el sector con el gran poder que el consumo nos confiere, puesto que el Ministerio de Cultura actúa ante el actual panorama como un alumno educado pero mudo ¿te imaginas un futuro sin música o poesía? Esto tiene un impacto nada menor en las relaciones humanas, en nuestra creatividad…perdiendo mucho potencial, con el consecuente impacto en las organizaciones, no olvidemos que las organizaciones están hechas por personas y para personas.

Puede ser que el teletrabajo sea algo más que trabajar en casa ¿te imaginas en un futuro próximo no vivir donde está el trabajo viviendo en el lugar que quieres y trabajar de aquello que te guste? Sin duda va a ser una mejora en nuestra calidad de vida.

Indudablemente la salida de esta crisis no nos va a devolver la vida que teníamos, tenemos grandes retos para los que es necesario un cambio de rumbo: bienestar de las personas, salud del planeta y movimientos de población. Ya lo advirtió en 1997 The Millenium Projet en su publicación anual su Estado del Futuro cuando alertó “el aumento de las migraciones masivas y los viajes internacionales propagaban enfermedades más rápidamente que en el pasado; el incremento de la urbanización y la densidad de la población aceleran e intensifican la capacidad de detener la vida tal como la conocemos”.

Entonces ¿Qué ha venido a aportar una pandemia de cara a nuestro futuro? Con un enorme coste, ha descubierto nuestras vulnerabilidades, ha reforzado nuestra confianza en el papel de supervivencia como especie que juega la ciencia en nuestras vidas, generación de una mayor conciencia medioambiental, un acelerón tecnológico y seguramente una creencia y reforzamiento del rol protector del Estado.

*Noelia Puceiro es la

directora de INTER Asesoría

Era poscovid ¿Época dorada o periodo oscuro?