Vilanova promete un saneamiento de “excelencia” tras un informe de carencias

Una obra de mejora de la red en la localidad, en imagen de archivo | d.a
|

Vilanova llevará al próximo Pleno un informe de la empresa concesionaria Espina & Delfín que señala carencias y problemas de la actual red de saneamiento en todo el municipio. El alcalde, Gonzalo Durán, avanzó ayer que será una prioridad para su ejecutivo conseguir en los próximos tres años un alcantarillado “de excelencia”, algo que se logrará, afirmó, dando cumplida cuenta de todas las recomendaciones y mejoras que plantea la mercantil para atajar los problemas de la red y acabar así con los puntos de vertido que se han detectado.


Algunas de las obras se encuentran ya en licitación, por lo que el regidor espera que gran parte de ellas sean una realidad en el plazo de “año o año y medio”. Las que más se demoren no deberían ir más allá de tres años, periodo tras el que “tendremos un saneamiento del siglo XXI, casi del XXII”.


Ocho actuaciones prioritarias

Durán enumeró los principales frentes de actuación. Uno de ellos será acometer el bombeo y tanque de tormentas en As Patiñas. Una obra incluida en el proyecto de mejora del alcantarillado entre Vilanova y Cambados, que está ya en contratación y en la fase de expropiación de terrenos. Es, además, uno de los proyectos “más caros”, para el que ya habría financiación y que, debido a lo avanzado de los trámites, será uno de los primeros en acometerse, siendo además uno de los más urgentes, por los problemas de vertidos.


La segunda obra se incluye dentro del anterior proyecto ya en marcha. Se trata de un nuevo bombeo en el entorno del club de jubilados, donde, temen, “se pueda estar filtrando algo al Esteiro”. “En menos de un año, estará hecho”, avanzó el primer edil.


El tercer frente será la eliminación de vertidos domésticos en núcleos de Currás y A Pantrigueira. Hay viviendas más bajas que el nivel de la carretera, por lo que se necesita que cada domicilio en esa situación se sirva de un bombeo. Algunas ya lo tienen y el Concello tratará ahora de “hablar con los vecinos” para que, quienes aún no lo tengan, mejoren su tratamiento de fecales, evitando así las filtraciones de fosas a la ensenada.


La cuarta actuación será en la playa de A Braña, donde el emisario vierte a veces, sobre todo en invierno. “Tenemos presupuesto, en un mes o dos cambiaremos las bombas, con unos 15.000 euros. Es una cosa sencilla y la acometerá el Concello”, dijo Durán.


La quinta acción es la separativa de pluviales y fecales en las redes del casco viejo. La zona más nueva ya tiene ambas redes independientes, pero la parte más antigua no. La idea es tratar de acogerse a un próximo plan inversor de la Xunta.


En sexto lugar se mejorará una canalización que cruza del Consistorio al Jardín Umbrío, “pronto”. En séptimo, se renovará el saneamiento en la calle Agustín Jambrina. Y en octavo lugar, “otra obra importante”: Una nueva canalización, también separativa, en la zona de parcelaria de Baión, tan pronto se termine la concentración.


“El objetivo es que no haya ningún vertido. Trataremos de ser el mejor ayuntamiento de la costa en este tema”, afirmó el alcalde, que ha pedido ya una reunión con la responsable de Augas de Galicia y anuncia que presentará el informe a la oposición.

Vilanova promete un saneamiento de “excelencia” tras un informe de carencias