Ravella ve inviable sufragar una inspección a todas las fachadas de edificios antiguos

La portavoz del gobierno, Tania Garcia, y el alcalde, Alberto Varela, en el Pleno de ayer | mónica ferreirós
|

Imposible de llevar a cabo tanto a nivel económico como a nivel de personal. Estos fueron los argumentos esgrimidos por el Partido Socialista para votar en contra de una moción de Vilagarcía en Común en la que se pedía una revisión técnica por parte del Concello de todas las fachadas de edificios antiguos. El tema llegó al Pleno después de varios meses con episodios de desprendimientos de fachadas con el consiguiente peligro tanto para los peatones como por la problemática que ocasiona a nivel de circulación. “Hai moitas comunidades de veciños que non son quen de asumir a derrama e o arreglo dilátase no tempo”, apuntó el portavoz de VeC, Juan Fajardo. Al mismo tiempo reclamó promover desde el Concello una serie de ayudas para, precisamente, facilitar la rehabilitación de estos inmuebles. Su propuesta fue avalada por el resto de los grupos de la oposición -el BNG no acudió al Pleno- pero no así por los concejales del gobierno de Varela. La portavoz socialista, Tania García, sacó datos y calculadora para advertir que en la capital arousana hay un total de 7.788 edificios (datos del Instituto Nacional de Estadística) y que hacer una inspección técnica a aquellos que superan los 50 años de antigüedad supondría una inversión de 1,2 millones de euros. “De donde sacamos esa cantidade, señor Fajardo? De servizos sociais?”, interpeló García. Fue ella la que acusó al izquierdista de “facer demagoxia” y la que destacó que “o arreglo das propiedades particulares téñeno que levar a cabo os propietarios, non o Concello. Que baremos usamos para dar esas axudas?”.


Sus palabras no convencieron al líder de Vilagarcía en Común, que acusó al gobierno de “só facer cousas que sexan visibles para que lles reporte a maioría absoluta” y de “mirar para outro lado nun tema que preocupa moito e que pode acabar nunha desgracia”. Sobre el asunto, y antes de la votación, también se pronunció el alcalde Alberto Varela que zanjó con un “os propietarios teñen responsabilidades e normas que hai que cumprir. O Concello non pode asumir todo”.


En la sesión plenaria -vacía de temas- salieron aprobadas las nuevas bases de las ayudas de inclusión social (con los votos del PSOE) y hubo unanimidad en la moción de Podemos sobre la implantación en la localidad de un Punto Violeta.

Ravella ve inviable sufragar una inspección a todas las fachadas de edificios antiguos