Una lesión en la rodilla impide a Álex Vidal luchar por una medalla

Álex Vidal rindió a gran nivel hasta que la lesión truncó su progresión | Mikael Helsing efe
|

El ribeirense Álex Vidal demostró, en su debut en unos Juegos Paralímpicos, ser un deportista de primer nivel, ya que desde el primer momento la competición se le puso del revés al resentirse de una lesión en la rodilla. Pese a tener que competir con problemas físicos, con la lógica merma de sus facultades, prefirió mantenerse sobre el tapiz y disputar la repesca infiltrado para soportar el dolor y optar a alguna de las medallas en disputa.

Álex Vidal rompió el ligamento cruzado de su rodilla derecha hace cuatro meses y ante la proximidad de los Juegos de Tokio optó por un tratanemiento conservador para fortalecer la musculatura de la pierna dañada.

Otro de los problemas que tuvo que afrontar es que competía en una categoría superior a la suya, por lo que la mayoría de sus contrincantes tenían una minusvalía menor.

El egipcio Mohamed Elzayat fue su primer rival y durante el combate, el ribeirense comenzó mandando en el marcador hasta que en el segundo asalto, tras un intercambio de golpes, al apoyar la pierna notó que su rodilla fallaba y ahí se acabaron sus opciones reales de medalla. Álex Vidal apenas podía moverse y el egipcio tuvo todo de su parte en el tercer asalto para remontar y conseguir el triunfo.

La repesca para continuar adelante en los Juegos era contra el mongol Bolor Erdene y a pesar de su maltrecha rodilla, el bravo deportista barbanzano no pensó en la retirada, de modo que decidió infiltrarse para salir al tapiz y despedirse de Tokio compitiendo hasta el final.

Al término de su participación en los que han sido sus primeros Juegos Paralímpicos, Álex Vidal se mostraba satisfecho porque “puiden terminar enriba dun tapiz e non cunha retirada”.

Recordó que “hai catro meses, cando me rompín o ligamento, só pensaba en poder chegar, logramos facelo e ser un pouco competitivo”.

El deportista ribeirense se despide de Tokio con un sabor agridulce, ya que “non puiden dar o mellor de min”. En Ribeira contó con el apoyo de todos sus vecinos que aplaudieron su espíritu competitivo. 

Una lesión en la rodilla impide a Álex Vidal luchar por una medalla