Prevén explosiones y emisión de gases nocivos cuando la lava llegue al mar

Una boca eruptiva expulsa lava y piroclastos en la zona de Cabeza de Vaca/Europa Press
|

El Plan Especial de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) intensificará el dispositivo ante la previsible llegada al mar esta misma tarde de la lava que emana del nuevo volcán de La Palma, ante la posibilidad de que genere explosiones y emisiones de gases nocivos.


Capitanía Marítima ya ha establecido un perímetro de exclusión por mar desde el sur por la Punta del Pozo (Puerto Naos) hasta el norte por la playa de Las Viñas (Tazacorte) y la paralela a la costa a media milla náutica del litoral, mientras que por tierra las fuerzas de seguridad impedirán el acceso.


El comité director del Pevolca informa de que a lo largo de este lunes se ha procedido a desalojar cuarenta viviendas en Tazacorte, ya que las coladas de lava se adentran en el municipio siguiendo su camino hacia el mar, lo que eleva la cifra provisional de evacuados en torno a las 5.500 personas.


Se mantiene activa la alerta por incendios forestales, para lo que están movilizados tanto bomberos como brigadas forestales de diferentes administraciones y la Unidad Militar de Emergencia (UME), acompañando la colada y controlando el perímetro.


El comité científico del Pevolca sigue recomendando un radio de exclusión de dos kilómetros en torno a los centros de emisión para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición a gases tóxicos.


También recuerda a los ciudadanos que no deben acercarse a las coladas de lava por el riesgo de exponerse a los gases emitidos, posibles desprendimientos y altas temperaturas.


Los núcleos más vulnerables hasta el momento por el avance de la lava han sido El Paraíso y Todoque (Los Llanos de Aridane), aunque las coladas de lava se adentran en Tazacorte y se prevé que lleguen a la costa en unas horas.


Los expertos informaron al comité de dirección del Pevolca, al que asistió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que la erupción continúa mostrando el mismo estilo eruptivo fisural: dos fisuras alineadas de norte a sur y separadas entre sí unos 200 metros, con varios puntos de emisión.


La temperatura superficial de la lava emitida alcanza los 1.113 grados centígrados y por ahora se constata la formación de un cono principal.


Se estima que los gases volcánicos emitidos puedan alcanzar los 3.000 metros de altura.

Se han realizado las primeras estimaciones de emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por este proceso eruptivo, alcanzando tasas de emisión entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias.


Desde el inicio de la erupción el domingo se mantiene una señal de tremor volcánico de gran amplitud que se registra en todas las estaciones sísmicas.


Desde la erupción se viene observando una disminución de la sismicidad, aunque siguen registrándose algunos movimientos de magnitud inferior a las observadas ayer, pese a lo cual no se descarta que haya terremotos sentidos.


Asimismo, se constata que las deformaciones siguen registrándose, principalmente en la zona más cercana a la erupción, alcanzándose una deformación acumulada máxima de 20 centímetros.


En cuanto a las condiciones meteorológicas se prevé que el viento en superficie sea del noreste con una intensidad entre 15 y 30 kilómetros hora.


En niveles superiores (entre 1.000 y 3.000 metros), el viento se prevé de noroeste entre 20 y 25 kilómetros por hora.


Por lo demás, Pevolca informa de que prosiguen los trabajos de modelización numérica de la extensión de flujos de lava y la monitorización de la velocidad de avance de las coladas y su extensión.


Además, se continúa con la monitorización diaria de la emisión de dióxido de azufre procedente de los focos eruptivos mediante sensores ópticos remotos montados en helicóptero y la composición química del penacho mediante sensores multigás.


El comité científico está coordinado por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias y lo integran representantes del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), Instituto Geológico y Minero de España (IGME), Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Instituto Español de Oceanografía (IEO), Universidad de La Laguna y Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.


Se ha reforzado el seguimiento continuado de la actividad y se comunicará cualquier cambio significativo que se observe.


Finalmente, el Pevolca recuerda que la población debe estar atenta a los comunicados de las autoridades competentes en Protección Civil, a través de los canales oficiales y los medios de comunicación, así como seguir las instrucciones y colaborar durante las evacuaciones, mantener la calma y no propagar rumores infundados.


También aconseja protegerse de la ceniza volcánica.






Prevén explosiones y emisión de gases nocivos cuando la lava llegue al mar