Doña Bárbara, café de especialidad y dulces caseros en A Coruña

El interior de Doña Bárbara Café. Foto cedida.
|

En Alfonso Molina 3, junto a Fernández Latorre, ha abierto sus puertas hace apenas un mes Doña Bárbara Café, un pequeño local dedicado íntegramente a esta bebida. Además de poder llevarte un café preparado, en diferentes modalidades, también se venden paquetes de diversas especialidades –en grano o molido–, dulces caseros, utensilios para prepararlo y revistas.


El pequeño espacio cuenta con una decoración muy cuidada, fruto de una reforma en la que todo fue supervisado por sus dueños. Cuentan con una amplia oferta para los amantes del café, en lo que denominan “café de especialidad”, llegado de Etiopía, Honduras y Brasil. Además, en su pequeño obrador elaboran a diario brownies, empanadillas de atún, magdalenas, galletas y trenzas de canela –que están teniendo muy buena acogida–. Todo está cuidado hasta el mínimo detalle, incluso la leche: gallega, fresca y procedente de una pequeña granja familiar en A Laracha.


Aquí el café se trata con mimo: se pesa antes de prepararlo para saber exactamente la proporción de grano y de agua que va a llevar, se prensa cuidadosamente, se prepara con profesionalidad y se sirve con cuidado, dibujo incluido. Completan la experiencia unos vasos cuidadosamente diseñados, con la silueta de Doña Bárbara impresa. Y en la puerta, un cartel que cambia cada día da la bienvenida a los clientes con una frase relacionada con el café.




Andrés Guerrero y Yeli Andrade son los dos jóvenes emprendedores que están detrás de este proyecto. Ambos son pareja, y es Yeli la que cuenta el origen del proyecto, cuando ambos decidieron emprender después de trabajar en una gran superficie. “Yo siempre tuve claro que quería emprender, pero no sabía muy bien en qué. Además era consciente del esfuerzo que requería montar un proyecto propio, tanto económicamente como en tiempo y dedicación. Hace un par de años empezó a interesarnos mucho el mundo del café de especialidad y empezamos a prepararlo en casa. Poco a poco empezó a gustarnos más y más, hasta que tomamos la decisión, pedimos un crédito y aquí estamos”, explica Yeli.


Cada día desde la apertura, cientos de coruñeses pasan por su local para llevarse un café al trabajo o a casa, o bien para adquirir alguno de los paquetes con los que cuentan. También para acompañarlo con alguno de los dulces caseros que elaboran cada día en el local, con las trenzas de canela como producto estrella. 


Este primer mes ha sido para ellos muy positivo. Así valora Andrés Guerrero los primeros días de vida de Doña Bárbara: “Afortunadamente, el barrio ya nos va conociendo. Poco a poco vamos volviendo a ver caras conocidas y eso nos ilusiona muchísimo porque significa que lo estamos haciendo bien. Confiamos en nuestro producto y sabemos que cuando se prueba a la gente le gusta. Por eso, ahora, nuestro principal objetivo es promover la educación sobre el mundo del café de especialidad. Es decir, que la gente sepa qué es lo que se está tomando, cuál es su origen y por qué el café de especialidad es mejor para ellos y para los pequeños productores de café”, explica.


Doña Bárbara, café de especialidad y dulces caseros en A Coruña