Alberto García insiste en eliminar las curvas que hay antes del puente de Catoira

Alberto García es el alcalde de Catoira | g. salgado

En más de diez ocasiones se dirigió el alcalde de Catoira, Alberto García, a la Diputación de Pontevedra para que diese solución a los problemas de seguridad vial existentes en la carretera del viaducto, llena de curvas extremadamente cerradas y, por lo tanto, peligrosas. En diversos escritos que el primer edil de Catoira desempolvó ayer desde el gobierno local se advierte a la Diputación -titular de esa carretera- de que es necesario proceder a realizar unos trabajos que eliminen las curvas por ser estas “moi perigosas” y en las que ya tuvieron lugar accidentes mortales.


El regidor socialista se dirigió a la entidad provincial advirtiéndole de la peligrosidad de esta vía, de su titularidad 


García enseña escritos que se remontan ya al año 2004, momento en el que era presidente de la Diputación el popular Rafael Louzán. Este asunto en materia de seguridad vial era además un punto de conversación constante en las reuniones periódicas que el regidor vikingo mantenía con los responsables provinciales sin que, a día de hoy, se haya solucionado este aspecto.

En Catoira preocupa, y mucho, el estado de una carretera que es considerada uno de los puntos negros en cuanto a seguridad vial. En el momento en que se llevó a cabo el asfaltado y mejora del vial que une la localidad con Carracedo (también de titularidad municipal) el alcalde pidió expresamente que el excedente de los fondos previstos para esa actuación se destinasen a la eliminación de las curvas próximas al viaducto. Siguen esperando por la actuación.

Alberto García insiste en eliminar las curvas que hay antes del puente de Catoira

Te puede interesar