Concellos de O Salnés estudian si repercutir la subida del agua en alta a los vecinos o asumirla con fondos propios

Imagen de archivo de la estación de tratamiento de agua potable (ETAP) de la comarca de O Salnés | gonzalo salgado

Los concellos de O Salnés están evaluando cómo afrontar la subida de cinco céntimos por metro cúbico de la tasa por abastecimiento de agua en alta aprobada en la Mancomunidade para afrontar el brutal incremento en la factura eléctrica por el tratamiento y distribución. La mayoría está por la labor de no repercutirla en el recibo de los vecinos aún a costa de resentirse inversiones en otros servicios, en el caso de los ayuntamientos con presupuesto más ajustado y bajo la esperanza de que sea temporal. Solo O Grove ha anunciado ya que subirá la tasa municipal porque le supondrá 100.000 euros más al año. Es el que más consume –un 30 % del total– y por tanto el más perjudicado.


Todos los alcaldes votaron a favor de la medida porque comprenden los motivos de una entidad sin ingresos propios, excepto Vilanova, que sigue ausente en los órganos de decisión y asegura no tener constancia y, por tanto, de momento “no vamos a hacer nada”.


Ni con medidas de eficiencia

La presidenta comarcal, Marta Giráldez, explica que la subida del recibo de la luz ha sido salvaje a pesar de que con las medidas de eficiencia energética se ha conseguido rebajar en un casi un 50 % la del tratamiento en la ETAP. En julio, agosto y septiembre supuso un 380 % más con respecto al mismo periodo de 2020. Por ello, los regidores aprobaron en octubre la subida de 0,18 euros a casi 0,24 por cada mil litros. En su caso, como alcaldesa de Meis, están estudiando con Intervención cómo afrontarlo, teniendo en cuenta que “tampouco sabemos canto van durar esas subas do prezo da luz”.


También en A Illa, que acaba de aprobar la obligada actualización de la tasa municipal al IPC, como recordó Carlos Iglesias, y en Cambados, aunque el concejal de Economía, Xurxo Charlín, sospecha que será una cantidad pequeña, perfectamente asumible con fondos propios, pero tampoco quiere aventurarse hasta tener todos los informes.


“Vai estrangular outras accións”

El regidor de Meaño, Carlos Viéitez, dice que “casi con total seguridade” no subirán el recibo a los vecinos. A Ribadumia le supondrá 40.000 euros más al año, pero también cree que “non é o momento de subir os impostos aos veciños, témonos que ver moi obrigados”, responde David Castro sobre el caso, aún en estudio con los asesores. No obstante, advierte que “os números son os que son e non hai tantos recursos económicos, ademáis de que os servizos xa son maioritariamente deficitarios”. Por ello, advierte de que “vai estrangular” otras actuaciones, como obras y mejoras en otras prestaciones, pero “nunca recortes”, afirma.


Los únicos con la decisión ya tomada en firme son Sanxenxo y Vilagarcía, que calculan una subida perfectamente asumible con las arcas municipales. Sobre todo el segundo, pues tiene captación propia del río Umia y la cantidad de agua que utiliza del sistema comarcal es mínima, además acaba de aprobar la congelación de tasas, aplicando únicamente el incremento del IPC.


También O Grove, pero del lado contrario. Como ya avanzó Diario de Arousa, el gobierno local prepara una subida de la tasa municipal. El alcalde, Jose Cacabelos, argumenta que son el municipio que más consume de toda la comarca, casi el 30 % del total, por lo que afrontan un incremento de 100.000 anuales, que “o orzamento municipal non pode absorber tendo en conta tamén que afrontamos a nosa propia suba do precio da luz e outras partidas que se incrementan, como o Servizo de Axuda no Fogar”.


Es imposible aprobarla este año pues la tasa que la Mancomunidade cobra a los ayuntamientos por depuración y distribución aún está en exposición pública y para aprobar un aumento sobre ella es necesario que entre en vigor. Así que para el primer semestre de 2022 se cubrirá con fondos propios, pero en el segundo, “lamentablemente”, ya se repercutirá en el recibo de los vecinos. Sabe que la medida es impopular y más este año, cuando también han subido la tasa de depuración de aguas al tener que asumir la gestión de la EDAR.


Analizar el exagerado consumo

Cacabelos también quiere poner coto a estos “esaxerados” consumos con respecto al resto de concellos porque “é mais que Vilanova e Cambados xuntos, tendo poboacións similares e hai que analizalo porque non hai xustificación para ter un consumo tan elevado”.

Concellos de O Salnés estudian si repercutir la subida del agua en alta a los vecinos o asumirla con fondos propios

Te puede interesar