Ezequiel Lago Mallo: “San Sadurniño se puede convertir en un recurso turístico más para Cambados”

El arqueólogo Ezequiel Lago y la historiadora Alicia Padín durante la charla por el Dia do Patrimonio | G. Salgado

La excavación arqueológica junto a la torre de Sadurniño que se llevó a cabo durante el verano desveló destacados hallazgos sobre la historia de la isla que centraron la charla de ayer en Cambados para celebrar el Día do Patrimonio.

El arqueólogo Ezequiel Lago Mallo, fue el director de estos trabajos que descubrieron un muro de piedra que podría pertenecer a una recinto religioso. “No me atrevo a afirmarlo al cien por cien porque fue una intervención pequeña pero es muy posible que hayamos localizado la capilla”, comenta con cautela Lago.

Esta estructura es, sin duda, la que más interés despierta aunque también es llamativa la cerámica que apareció durante la intervención y que dataría de la Época Moderna. “Todo parece indicar que era una época bastante boyante para la isla en la que los censos de población hablan de 170 habitantes y otros elementos encontrados, como una pesa de red o un trozo de anzuelo apuntan a que se dedicaban a la pesca”.

“Visto lo visto, todo indica que se pueden encontrar cosas importantes en la isla. Si se continúa con una segunda fase, es cuestión de seguir muros y seguramente va a aparecer mucho más” confía el arqueólogo que reconoce que “tuvimos mucha suerte escogiendo el sitio donde actuar y pinchamos chicha, aunque algunos vecinos nos decían que no íbamos a encontrar nada”. Sin embargo, se confirma que junto a los restos de la emblemática torre de San Sadurniño, permanece mucha historia todavía por desvelar.

Tras el trabajo de campo, Ezequiel Lago está convencido de que los descubrimientos en la isla de San Sadurniño son de gran importancia y este enclave “se puede convertir en un recurso turístico y cultural para Cambados”. La clave, añade, está en su musealización. “Por lei tenemos que tapar todo tras las intervenciones pero si hubiera un proyecto de musealización se podría dejar al descubierto. Es importante contar con profesionales bien formados que traten bien estos elementos que son muy delicados y tenemos que proteger”, apunta Lago, destacando el trabajo de sus compañeros en las intervenciones.

Este reconocimiento también corresponde a la historiadora Alicia Padín, directora del proyecto con el que busca que los vecinos conozcan y valoren el rico patrimonio cambadés.

Tal y como recoge Alicia Padín en sus estudios: “La torre de San Sadurniño es una de las grandes incógnitas ya que son pocas las referencias que de ella se encuentran en la documentación. En el Archivo Histórico de la USC se conserva un plano de la jurisdicción de Santo Tomé do Mar, donde se puede ver la isla con una casa- torre de dos alturas rodeada por una muralla. María de Ulloa, viuda de Álvaro Páez de Soutomaior, y su hija Juana, pudieron ser las impulsoras de la construcción de una nueva capilla y de la torre; que estaría acabada antes de 1529. La torre era un símbolo de poder y el centro neurálgico de la población. No se trataba de una torre defensiva, ya que sus muros no eran demasiado gruesos, sino de un pazo-torre propio de la hidalguía rural gallega. La torre se conservó en buen estado hasta el siglo XVIII, aunque a principios del siglo XIX estaba en ruinas”. 

Ezequiel Lago Mallo: “San Sadurniño se puede convertir en un recurso turístico más para Cambados”

Te puede interesar