Pontevedra-Arosa: El partido más esperado

Vero, uno de los aficionados del Arosa más fieles, preparaba ayer en Abadía do Duque los bombos y banderas que llevarán hoy los aficionados arlequinados | da

“El año que viene, el Arosa en Pasarón” se convirtió en un cántico clásico de la afición del Arosa durante las últimas décadas en A Lomba. Un viejo anhelo de recuperar los míticos derbis en Segunda B de la década de 1980, que reunían a miles de espectadores en ambos estadios. Se fraguó entonces una rivalidad que fue perdiendo efervescencia con la caída y posterior travesía del equipo de Vilagarcía por Tercera División. El ascenso en junio a Segunda RFEF está permitiendo al Arosa jugar más allá de O Padornelo. Y hoy además le lleva al nuevo Pasarón (17 horas) 28 años después del último derbi contra el Pontevedra en Segunda B.


Es un partido especial. Diferente. Sobre todo para la afición del Arosa, que llevaba tiempo esperando el momento de jugarle de tú a tú al equipo capitalino. Al vestuario arlequinado ha llegado toda esta carga emotiva que tiene la cita. Jugadores y técnicos son conscientes de que más allá de los 3 puntos, importantes para afianzar la tendencia positiva tras las dos últimas victorias, está en juego la ilusión de la afición arlequinada, que se ha organizado (viaje en autobús incluido) para hacerse notar en la grada. “Sabemos de la rivalidad y lo que conlleva y que son más que tres puntos”, explica Jorge Otero. “A ver si le damos una alegría a la afición que se está portando muy bien con el equipo”.


El Arosa se presenta en Pontevedra con solo 16 futbolistas de la primera plantilla, ya que Pedro García y Campillo sufren lesiones musculares. “Son bajas en la misma línea defensiva, pero hay que afrontar el partido con lo que tenemos, el fútbol tiene estas situaciones, hay que afrontarlo con once y esperemos que el doce nos ayude que es la afición”.


Pocos cambios por tanto se presumen en los visitantes, que ha encontrado un once más o menos tipo las últimas jornada, sobre todo de mediocampo hacia adelante. En defensa, todo hace indicar que Ross y Piay serán la pareja de centrales que tendrá la difícil misión de atar en corto a Charles, que lleve 9 goles. “Hay que estar concentrado y atento porque es un grandísimo jugador, no olvidarnos de él, vigilarlo, es un grandísimo jugador que va a requerir muchísima concentración”, reconoce el entrenador arosista. El Pontevedra afronta la cita sin Romay ni Rufo, además de Iñaqui. Tampoco se presumen muchos cambios por parte del entrenador local, el leonés Ángel Rodríguez, respecto al equipo que ganó 0-3 el domingo pasado en el Suárez Puerta al Real Avilés.


El Pontevedra aventaja al Arosa en solo 3 puntos, pero se ha situado segundo. Aunque todavía lejos del liderato, su objetivo esta temporada. “Posiblemente es el rival más importante de la categoría, su objetivo es ser campeón y ascender”, dice Otero. “Pero cuesta mucho ganar los partidos, está todo muy igualado. Independientemente del rival nuestra idea es ir a sumar 3 puntos y a hacer un buen partido”.


Buena defensa y hacer daño con balón son las claves a las que apunta el de Nigrán. “Mantener portería a cero sería importantísimo. Ellos tienen mucha llegada y ponen muchos centros al área, hay que estar muy atentos a esos balones al área. E intentar hacerles daño cuando tenemos balón, no podemos ir solo a defender, porque si no es imposible puntuar”.


El Pontevedra está reunuiendo en Pasarón unas dos mil personas de media esta temporada en las gradas, pero hoy se espera que suba la cifra al ser un derbi. Pese a todo, en un estadio con capacidad para 12.000 espectadores, la sensación será la de un campo semivacío.

Pontevedra-Arosa: El partido más esperado

Te puede interesar