Un Pontevedra muy superior gana con un gol en fuera de juego

Julio Rey trata de controlar el balón ante la presión del central Víctor Vázquez, que no dio opción ayer a los atacantes arlequinados mónica ferreirós

Pontevedra 1-0 Arosa


Un gol de Charles en claro fuera de juego decidió el derbi para el Pontevedra en Pasarón (1-0). El Arosa estuvo lejos, muy lejos, de su mejor versión y apenas inquietó a la portería granate. El buen hacer de los locales para presionar alto una vez que se pusieron por delante y el demérito de los arlequinados al mostrarse muy imprecisos hicieron que el conjunto de Jorge Otero no tuviese capacidad de reacción para al menos rescatar un punto. Solo la mínima ventaja, motivada por todas las ocasiones perdonadas por los locales en la segunda parte, mantuvo la emoción hasta el final.


Aún con un gol en claromoso fuera de juego y a pesar de que el asistente del colegio coruñés López Vila estaba en óptima posición para apreciarlo, el Pontevedra fue justo vencedor del duelo de rivalidad, que deja al Arosa decimoprimero en la tabla con un solo punto de renta sobre el puesto de play-out.


El técnico Jorge Otero repitió el once tipo de las últimas semanas, con la entrada de Ross ante las bajas en defensa de los lesionados Campillo y Pedro García. Espoleado por el animoso grupo de aficionados ubicado en la grada de Preferencia, el equipo de Vilagarcía salió con mucho ánimo y determinación en los primeros minutos, consiguiendo juntar pases y tener el balón, aunque sin crear peligro. Pero muy pronto el Pontevedra pasó claramente a dominar, metiendo al Arosa en su campo. El equipo de Jorge Otero junto líneas y los jugadores de banda estuvieron muy hundidos, pendientes de las ayudas a los laterales. El equipo local fue manejando cada vez más balón por dentro, donde Alberto Martín vio una amarilla muy pronto, muy protestada por el banquillo visitante, dado el particular criterio del colegiado coruñés López Vila.


Aunque fueron contadas, el equipo granate tuvo las mejores ocasiones en la primera parte. La primera en un remate de Seoane en centro tras segunda acción de córner. Despejó Táboas con el pie. En el minuto 15 progresó Álex González por la izquierda, tiró una pared con un compañero pero la jugada acabó en nada. Le costó mucho tiempo al Pontevedra volver a generar otra oportunidad ante Táboas, ya que el Arosa se mantuvo junto y ordenado. Fue en el minuto 38 en otra llegada por la izquierda, con remate de Brais Abelenda tras control y Táboas desvió a córner con problemas. Y en el 44 tuvo otra llegada en un centro de Rubio desde línea de fondo desde la derecha y Abelenda controló y remató fuera en el primer palo.


El Arosa en la primera parte no llegó al área del Pontevedra, salvo un córner en la última acción con el tiempo cumplido. Centró Porrúa en una segunda acción tras el saque de esquina y acabó voleando desde la frontal Julio en un disparo mordido que no cogió portería. Esa se convertiría a la postre en la única ocasión arlequinada en el partido.


La segunda parte empezó de la peor forma posible para el Arosa, que encajó el 1-0 en una falta lateral. Un golazo de Charles de cabeza a centro de Yelko Pino. El brasileño la puso en la escuadra. Cierto es que partiendo en una muy clara posición de fuera de juego en un error del asistente poco habitual en esta categoría. El gol fue un espaldarazo para el Pontevedra, que no se metió atrás sino que fue a por más. Los granates empezaron a gustarse con balón, generaron una oportunidad muy clara para el 2-0 en una triangulación por la izquierda. De hecho la jugada acabó en gol anulado por fuera de juego al lateral zurdo Samu Araújo.


El Pontevedra siguió mejor, sin problemas para frenar las acciones del Arosa en campo contrario, y dando mucha más sensación de peligro con llegadas al área. Jorge Otero intentó mover el árbol de cara al último cuarto de hora, con la entrada de Mon y Fajardo, retrasando la posición de Alberto Martín al centro de la zaga. No salió bien. El equipo arlequinado se mostró espeso e impreciso en mediocampo, con muchas pérdidas y el Pontevedra fue el que tuvo las mejores opciones para hacer el segundo. Perdonó Oier Calvillo a pase de Brais.


Tampoco la entrada de Beda supuso una mejoría ofensiva. El Arosa no fue capaz de llevar el balón a posiciones de remate ni de generar algo de incertidumbre a balón parado. Siempre estuvo más cerca la sentencia, pero el Pontevedra se empeñó en dejar en el alambre el partido fallando opciones muy claras. 


En el 86, tras otra pérdida de balón del Arosa, perdonó en transición por la izquierda de Álex González, con remate abajo de Brais Abelenda que se perdió pegado al poste tras rozar en un defensa. En el 92 tuvo otra contra en una carrera de Oier Calvillo por la derecha que él mismo finalizó con un remate de que envió a córner Táboas. El tiempo se consumió sin que los de Vilagarcía fuesen capaces de generarle nada a un rival que fue mejor, pero que curiosamente ganó gracias a un gol que no debió subir al marcador.


El Arosa se fue de Pasarón con malas sensaciones, ya no por la derrota, sino porque no fue capaz de demostrar que es mucho mejor equipo de lo que pareció ser ayer.


La liga no se detiene y el próximo domingo en A Lomba tendrá la oportunidad de resarcirse ante otro de los grandes de la competición, la SD Compostela.

Un Pontevedra muy superior gana con un gol en fuera de juego

Te puede interesar