lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Educación sexual temprana y consciente frente al porno “fácil”

Maceira durante uno de los talleres incluidos en el programa

El área de Igualdade del Concello de Vilagarcía llevó a cabo estos días el proyecto “PorNo(n) educar. Adolescencia e pornografía”, en el que Sabela Maceira, responsable de educación sexual del Centro Con mucho gusto, destinado a la comunidad educativa.


Una parte de la intervención estuvo destinada a alumnos de 4º de ESO de los centros educativos del municipio, mientras que la otra consistió en formación del profesorado. A esto se suma un taller destinado a las familias, para darles herramientas y abrir canales de comunicación para crear espacios seguros en los que los jóvenes se puedan expresar.


“Trataremos de contextualizar la realidad actual, ofrecer unas nociones básicas sobre educación sexual, exponer qué hemos visto en las aulas, hablar sobre pornografía y cómo pueden hablarlo desde la familia”, explicó Maceira, que no cree en la censura como buen método pedagógico.


“Si pensamos en cuándo éramos adolescentes, ¿era un método efectivo que nos prohibiesen algo para que no lo hiciésemos?”, reflexiona la educadora que apuesta, en cambio, por crear una educación sexual consciente, “de calidad” y desde la infancia.


Las nuevas tecnologías hacen que los contenidos pornográficos estén al alcance de personas de todas las edades. “También se produce, de manera más frecuente, que la pornografía llegue a las personas pequeñas o adolescentes sin que estas las busquen, a través de anuncios en páginas web, grupos de whatssapp, enlaces que les envían otras personas, juegos en línea...”, explica Maceira. Aún así, la educadora insiste en que no se trata de un problema de las nuevas generaciones que “lo que hacen, mayoritariamente, es reproducir, ni más ni menos, que las conductas, actitudes, comentarios y comportamientos que ven en los medios de comunicación, en contenidos audiovisuales, videojuegos o en sus personas adultas de referencia”.

Maceira refrenda la tesis de Ishai Bravo de que si las personas estuvieran educadas en el buen trato y en el respeto, “cuando llegan a ver la pornografía, cuanto menos les choca”. Sin embargo, “toda esa violencia, estereotipos, dinámicas de poder, etc, que transmite el porno, ya llevan calando en nuestra infancia y adolescencia desde hace mucho tiempo”, explica Maceira.


La mujer, “objeto pasivo”

La sexóloga reconoce que existe otro tipo de pornografía, con cuerpos y prácticas más diversas, “más ética y realista”, pero “no es la que llega a las personas adolescentes”. De hecho, hay una importante diferencia de cifras de consumo entre hombres y mujeres: Un 90 por ciento frente a un 60. Y es que Maceira indica que muchas chicas no se sienten identificadas con la pornografía más comercial, ya sea porque la mujer se representa como “un objeto pasivo” o porque se muestran “relaciones desiguales, de poder, de sumisión y de violencia”.

Educación sexual temprana y consciente frente al porno “fácil”

Te puede interesar