• Jueves, 14 de Diciembre de 2017

Portos ultima un dique flotante para reforzar el abrigo de la dársena norte

El puerto de Riveira verá reforzada su dársena norte, la adyacente a la playa de Coroso, para mejorar sus condiciones de abrigo para la flota. El ente público Portos de Galicia se encuentra en plena licitación para contratar

Portos ultima un dique flotante para reforzar el abrigo de la dársena norte
Plano que muestra la disposición de la futura estructura portuaria | proyecto/portos
Plano que muestra la disposición de la futura estructura portuaria | proyecto/portos

El puerto de Riveira verá reforzada su dársena norte, la adyacente a la playa de Coroso, para mejorar sus condiciones de abrigo para la flota. El ente público Portos de Galicia se encuentra en plena licitación para contratar la construcción de esta mejora, que consistirá, según el proyecto básico del pliego, en la instalación de un dique flotante.

El presupuesto de licitación es de 373.699,63 euros (más IVA) y ya ha finalizado el plazo de presentación de ofertas, con lo que la mesa de contrataciones está en pleno análisis de la documentación, cumpliendo con los periodos de apertura de plicas.
En cuanto al proyecto en sí, el dique propuesto se orientará en oblicuo al espigón existente, unos 33 grados al oeste. Tendrá una longitud total de 80 metros, conformado por cuatro módulos de 20 metros de largo cada uno, por cinco de ancho. El objetivo será guarecer la flota que allí amarra, fundamentalmente, de vientos de componente este.

Estructura de hormigón
Cada uno de esos módulos contará con un puntal de 2,25 metros, siendo 1,50 correspondientes a su calado. Estarán fabricados en hormigón armado, por lo que el peso estimado es de unas 79,33 toneladas.
Interior de poliextireno

El interior de cada módulo estará relleno de poliextireno expandido, de forma que actuará como flotador. Para el fondeo de la futura estructura de abrigo, se emplearán muertos de hormigón, que quedarán unidos al pantalán mediante cadenas de acero. Cada uno de los muertos para dar estabilidad a los módulos tendrá un peso de doce toneladas. Se empleará cemento resistente al agua para su creación.

Los problemas detectados en la dársena se registraban, sobre todo, con oleajes generados por vientos de componente este y sureste, lo que localmente conformaba olas de unos 1,30 metros.

Durante los correspondientes estudios técnicos para decidir qué tipo de estructura y solución dar para reforzar la seguridad de la flota, las mediciones y cálculos reflejaron que esta dársena norte “recibe oleaje de fondo de pequeña magnitud, incluso en condiciones de temporal, que no suponen un riesgo”, limitándose los problemas al citado oleaje generado por vientos del este. Por ello, se optó por la solución del dique flotante. l