La mayor presencia de profesionales en el monte y el mar genera esperanzas de hallar a Diana Quer si no salió de la comarca

El inicio de varias campañas en los bancos marisqueros de la comarca barbanzana y la realización de diversos trabajos preventivos para evitar los incendios forestales, con la reducción de combustible debido a la densidad y altura de la vegetación, están provocando que tanto en el mar como el monte se empiece a incrementar el número de profesionales en la realización de estas labores.

La mayor presencia de profesionales en el monte y el mar genera esperanzas de hallar a Diana Quer si no salió de la comarca
A comienzos de septiembre se realizaron algunas batidas por el monte CHECHU
A comienzos de septiembre se realizaron algunas batidas por el monte CHECHU

El inicio de varias campañas en los bancos marisqueros de la comarca barbanzana y la realización de diversos trabajos preventivos para evitar los incendios forestales, con la reducción de combustible debido a la densidad y altura de la vegetación, están provocando que tanto en el mar como el monte se empiece a incrementar el número de profesionales en la realización de estas labores. Algunos de ellos manifestaron que esa mayor presencia de gente puede ayudar a generar o hacer levantar esperanzas de hallar a Diana Quer, en el caso de que se confirmase que la joven madrileña no salió de los municipios de la zona.
De hecho, aunque su función no es buscarla ni encontrarla, algunos de los que ayer participaban en la realización de una quema de ensanche, señalaron que y desde hace un tiempo ya vienen realizando esos trabajos y los seguirán haciendo a petición de las comunidades de montes, y que les puede ocurrir como al mariscador de la Cofradía de Rianxo que encontró accidentalmente el iPhone 6 de la hija de Juan Carlos Quer y Diana López-Pinel mientras extraía con un rastro almeja y berberecho debajo del viaducto de la Autovía do Barbanza, en el extremo más próximo a Cespón. Lo mismo afirmaron un mariscador y un pescador, que coincidieron en señalar que, aunque no tienen indicaciones para buscar a la adolescente de Pozuelo, el hecho de que salga tanto en los medios de comunicación “parece que nos predispón para estar atentos ante calquera cousa que podamos atopar nas nosas tarefas diarias”.
Del mismo modo, algunos amigos, personas que la conocieron y otra gente que no sabía de ella pero que está siguiendo con preocupación el caso de Diana Quer se ofrecen de manera altruista para realizar algunas batidas antes de Navidad, pues sostienen que si la ausencia de la joven está siendo muy dura para su familia y seres queridos al haber transcurrido ya cien días desde su desaparición sin más novedad de su paradero que el hallazgo de su teléfono móvil, puede ser mucho más dolorosa en una época tan entrañable.
Del mismo modo, algunos de los mejores amigos de Diana Quer expresaron sus sentimientos que les provoca la ausencia de la joven, sobre todo que la echan mucho de menos, sobre todo cuando recuerdan los buenos momentos que compartieron juntos, que no pierden la esperanza de que regrese y que están ansiosos de que vuelva para verla, abrazarla y quererla, además de darle ánimos a su familia, para acabar con un “Diana, vuelve ya”.