• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Puigdemont está abierto a “una relación con España” distinta a la independencia

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont asegura que “siempre” ha estado abierto a aceptar “otra relación con España” y que “aún es posible” una solución alternativa a la independencia.

Puigdemont está abierto a “una relación con España” distinta a la independencia
El expresidente de la Generalitat habla durante una de sus ruedas de prensa desde la capital belga | OLIVIER HOSLET (efe)
El expresidente de la Generalitat habla durante una de sus ruedas de prensa desde la capital belga | OLIVIER HOSLET (efe)

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont asegura que “siempre” ha estado abierto a aceptar “otra relación con España” y que “aún es posible” una solución alternativa a la independencia. “Estoy dispuesto y siempre lo he estado a aceptar la realidad de otra relación con España”, afirma en una entrevista publicada ayer por el diario belga “Le Soir” y recogida por Europa Press.

“¡Aún es posible una solución distinta a la independencia! Yo, que he sido independentista toda mi vida, he trabajado durante 30 años en obtener otro encaje de Cataluña en España”, asegura en la conversación con “Le Soir”.

Preguntado por si él se enfrenta a esta crisis con la idea de “independencia o muerte”, Puigdemont responde que “nunca” lo ha visto así y que sigue siendo favorable a un “acuerdo”, al tiempo que achaca a los gobiernos sucesivos del Partido Popular la responsabilidad de la falta de entendimiento.

Así se remonta a 2010 y a la decisión del Tribunal Constitucional de anular varios puntos del Estatuto de autonomía de Cataluña, como resultado de un recurso presentado por el PP, como punto de inflexión. “El responsable del auge del independentismo es, en primer lugar, el PP”, asegura.

Elecciones

De cara a las elecciones de diciembre, el político catalán reitera su llamada al Gobierno para que le responda a la pregunta de si reconocería unos resultados en Cataluña en los que ganaran los partidos independentistas.

“Una nueva victoria mostraría que esta historia no es asunto de cuatro iluminados”, defendió, tras avisar de que si triunfan las listas soberanistas el 21-D será necesario “sentarse de nuevo en la mesa de negociación”. Sobre sus opciones como candidato, Puigdemont insiste en su disposición a ser el cabeza de lista de una “agrupación” trasversal de distintos partidos políticos: “No quiero ser el candidato de un solo partido”.

“No sería candidato salvo si hubiera una agrupación y únicamente en el objetivo de bloquear el artículo 155 y de obstaculizar el retroceso democrático provocado por el Estado español”, explica al respecto en la entrevista.

Puigdemont también dirige parte de sus críticas al papel de la Unión Europea en el contexto del desafío independentista y lamenta que las instituciones no hayan asumido con España un discurso crítico como lo ha hecho con Polonia o Hungría.

“Si hay abusos democráticos no es un asunto interno”, se queja el expresident, para denunciar que aunque no es partidario de que la UE “dicte a los Estados miembro lo que deben hacer” sí lo ha hecho sobre la crisis en Cataluña. Por ello cuestiona “para qué sirve” la UE y censura la “incapacidad” de la Unió para abrir un debate sobre las “realidades” diversas del bloque comunitario, en el que cree que deben caber “Estados sin nación, naciones sin Estado o realidades regionales”.

Así, considera “llamativo” que los Estados miembros “no muestren ningún interés” sobre lo que está ocurriendo en Cataluña, cuando, dice, sus opiniones públicas sí lo hacen.

Finalmente, Puigdemont pide en su encuentro con el diario belga que no se observe el desafío independentista en Cataluña con el prisma de los nacionalismos del siglo XX, porque “no hay una reivindicación de un Estado identitario”. “Queremos construir un Estado moderno en el que la diversidad de lenguas sea posible”, añade.

El encuentro, concertado a través de asistentes de eurodiputados, se produjo el pasado viernes en torno a las 15.30 horas en el Bosque de Soignes, limítrofe con Bruselas, y al que Puigdemont acudió acompañado por cuatro guardaespaldas, según los detalles desvelados por el diario.

“Lamentable”

Mientras, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, aseguró ayer que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont “ya no se representa ni a sí mismo” y calificó de “lamentable” la situación en la que ha puesto a su partido al liderar una lista electoral cuando está “huido” y “prófugo”.

En la rueda de prensa tras el Comité de Dirección del partido, Casado dijo a Puigdemont, en respuesta a sus declaraciones en una entrevista en un periódico belga, que la relación que debe empezar a trabajar no es una nueva con el Estado, sino “con su abogado para su declaración ante la justicia española cuando la justicia belga lo determine”. l