• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

La nueva Lei do Solo obligará a terminar primero el exterior de las viviendas

La nueva Lei do Solo obligará a los promotores a terminar el exterior de las casas y para ello la Administración contará con nuevos mecanismos, como multas de hasta 25.000 euros.

La nueva Lei do Solo obligará a terminar primero el exterior de las viviendas
Alberto Núñez Feijóo informa de los acuerdos del Consello      xoán crespo
Alberto Núñez Feijóo informa de los acuerdos del Consello xoán crespo

La nueva Lei do Solo obligará a los promotores a terminar el exterior de las casas y para ello la Administración contará con nuevos mecanismos, como multas de hasta 25.000 euros.

El Consello da Xunta dio ayer el visto bueno al acuerdo por el que inicia la tramitación de esta nueva ley que pretende trabajar dar una mayor protección paisaje, actuar “con toda la contundencia legal contra el feísmo”, frenar la dispersión y potenciar el suelo rústico con el desarrollo de proyectos agroalimentarios en el rural que garanticen la protección ambiental.

Además, según avanzó el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo en conferencia de prensa, otro de los objetivos es lograr que al final de la legislatura la gran mayoría de municipios gallegos cuenten con un instrumento de planificación urbanística.

Feijóo destacó la apuesta del Gobierno gallego “por el consenso” para la nueva ley, que ahora pasará a exposición pública y que espera aprobar definitivamente para enviarla al Parlamento el verano de 2015.

Explicó que este anteproyecto se ha elaborado con las aportaciones hechas en la comisión de estudio en la Cámara y afirmó que si la Xunta no quisiera contar con todos los agentes implicados para hacer una norma duradera, habría aprobado un texto hace muchos meses.

Para luchar contra el feísmo, la nueva ley prevé la terminación de los exteriores de las edificaciones, de modo que se dictará una orden de ejecución de obras necesarias bajo la amenaza de multas coercitivas de hasta 25.000 euros en 15 meses.

En caso de que las casas no se terminasen por fuera, habrá una ejecución subsidiaria de las obras. “Entendemos las dificultades económicas, pero antes de empezar a dividir por dentro acabemos lo de fuera”, ejemplificó Núñez Feijóo.

De hecho, los promotores solo podrán pedir una ampliación de la licencia para terminar las obras si previamente han finalizado el exterior.

Además, otra de las medidas será permitir hacer rehabilitaciones a las casas en el rural construidas antes de 1975, con 40 años cuando entre en vigor la norma, ya que “si no, se deteriora el paisaje” y no se consigue “rebajar el feísmo del país”, argumentó el presidente de la Xunta.

Para Núñez Feijóo, una vez que termine esta legislatura, con la nueva Lei do Solo en vigor, se habrá iniciado “un camino sin retorno” en la ordenación territorial, con otros instrumentos como el plan de ordenación del litoral o las directrices de ordenación del territorio en marcha.

Incidió en que la nueva normativa pretende proteger y recuperar la ordenación racional del territorio, así como “proteger el paisaje”, ya que “el territorio está bien” pero lo que se hizo durante años fue “deteriorarlo” y ahora hay que volver a ponerlo en “circunstancias óptimas”.

De este modo, para recuperar el paisaje, entre otras medidas, las construcciones deberán adaptarse al entorno y en los ámbitos abiertos y naturales no se permitirán las que limiten el campo visual o las que rompan el paisaje.

Además, la altura máxima estará en función del ancho y altura de las vías donde se vaya a construir y deberán ser utilizados “colores tradicionales”, en cada zona el suyo.