• Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

El PP sigue la crisis desde la barrera, pero teme por la imagen de Cambados

La tercera crisis del cuatripartito de Cambados no pilló desprevenida a la oposición. El PP recordaba ayer que lleva “meses advirtiendo” de que existen “problemas importantísimos” entre los socios,

El PP sigue la crisis desde la barrera, pero teme por la imagen de Cambados
El portavoz del PP de Cambados, Luis Aragunde | gonzalo salgado
El portavoz del PP de Cambados, Luis Aragunde | gonzalo salgado

La tercera crisis del cuatripartito de Cambados no pilló desprevenida a la oposición. El PP recordaba ayer que lleva “meses advirtiendo” de que existen “problemas importantísimos” entre los socios, pero su portavoz, Luis Aragunde, no quiso entrar a valorar la situación porque “no sabemos cómo va a acabar”. Y es que a estas alturas solo hay una cosa clara: el concejal de Cambados Pode, José Ramón Abal Varela, la llave de gobierno, da por roto el cuatripartito y se retirará si el portavoz municipal y edil de Somos, Xurxo Charlín, continúa. De hecho, esta incertidumbre no gusta nada a los populares que ayer solo quisieron dejar claro que “estas reacciones no favorecen nada a Cambados y perjudican su imagen”.
Aragunde considera que se trata de una “situación compleja” y no quieren entrar a valorarla hasta conocer el desenlace. “Queremos ser prudentes porque no sabemos cómo va a acabar”, detalló. Y a la pregunta de si toman esta postura de Abal Varela como una puerta abierta a la oportunidad de recuperar la Alcaldía cambadesa, el popular se limitó a señalar que “evidentemente no provocamos nada de esto”. No piensa lo mismo Charlín, quien cree que su socio de gobierno ha encontrado en él una “excusa” para romper el pacto, negando con vehemencia sus acusaciones de usurpar sus funciones como edil de Obras, Servizos, Urbanismo, Enoturismo y Seguridad Ciudadana.
Los populares no son los únicos que prefieren callar por ahora. Alternativa por Cambados, la escisión de Pode liderada por su propio hermano, Sergio Abal Varela, sin representación en la Corporación, pero decidida a acudir a las urnas en 2019, también quiere esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos.
Próximos pasos
Así las cosas, ahora mismo la pelota está en el tejado de la alcaldesa socialista, Fátima Abal. El edil de Pode le dio un ultimátum, forzándola a elegir entre él y Charlín. La regidora ya avanzó que no lo hará y aboga por el diálogo. De hecho, quiere convocar una reunión para la semana próxima o la siguiente, según se vayan desarrollando los acontecimientos. Sin embargo, el BNG, el cuarto socio, no quiere demorarlo más y pide la convocatoria urgente de la comisión de seguimiento del pacto. Su portavoz, Víctor Caamaño, también manifestó en un comunicado que no van a aceptar ultimátums, pero reconoció que existen usurpaciones, como denunció Abal. l