• Domingo, 24 de Septiembre de 2017

Fallece un trabajador del Centro de Vela mientras ayudaba en una regata

Un trabajador del Centro de Tecnificación de Vela falleció ayer mientras colaboraba en la organización de la regata Almirante Rodríguez Toubes. José María Domínguez Oliveira tenía unos cincuenta y siete años y un hijo que fue regatista del Liceo, Adrián Domínguez. Su muerte causó un profundo pesar en el mundo del deporte náutico.

Fallece un trabajador del Centro de Vela mientras ayudaba en una regata
Hasta el muelle de Pasajeros se desplazaron familiares y personal del Centro de Tecnificación de Vela, donde trabajaba la víctima | gonzalo salgado
Hasta el muelle de Pasajeros se desplazaron familiares y personal del Centro de Tecnificación de Vela, donde trabajaba la víctima | gonzalo salgado

Un trabajador del Centro de Tecnificación de Vela falleció ayer mientras colaboraba en la organización de la regata Almirante Rodríguez Toubes. José María Domínguez Oliveira tenía unos cincuenta y siete años y un hijo que fue regatista del Liceo, Adrián Domínguez. Su muerte causó un profundo pesar en el mundo del deporte náutico.

Los hechos ocurrieron sobre las dos y media de la tarde. El hombre se encontraba en la lancha de la Federación Galega de Vela esperando a que llegase la regata, con salida desde Marín, cuando fue a buscar una boya en la zodiac. Como tardó bastante, sus compañeros salieron a buscarlo. Lo encontró Chuco Pérez- Lafuente, amigo de la víctima, presidente del club Depornautic Arousa, que gestiona el Club de Mar, y directivo del Liceo Casino.

Localizó el cuerpo flotando y fuera de la zodiac, por lo que parece poco probable que el ahogamiento sea la causa de la muerte, ya que además José María Domínguez era un experto nadador. Como hipótesis más probable se baraja que el hombre sufriese un infarto antes de caer al mar.

Intento de reanimación
Protección Civil salió con su lancha en busca del cuerpo en cuanto tuvo conocimiento de la trágica noticia, pero fue una embarcación del Liceo la encargada de llevarla a tierra. Los miembros del servicio municipal realizaron las maniobras de Reanimación Cardiorespiratori, pero no pudieron hacer nada por su vida y una vez en tierra un facultativo certificó el fallecimiento. Los efectivos instalaron una carpa en el muelle de pasajeros, al lado del Club de Mar, para proteger el cadáver. Hasta el punto se desplazaron también la Policía Nacional y la Local, así como representantes de la Autoridad Portuaria y el director deportivo del Centro de Tecnificación de Vela, para mostrar su calor y apoyo a los seres queridos. Más tarde llegó al muelle de Pasajeros una ambulancia de Urxencias Médicas para atender a un familiar.

José María Domínguez era un hombre querido en el mundo de la vela. Su hijo, Adrián Domínguez, es una joven promesa de este deporte que recientemente acaba de relevar a Carlos Paz al frente del equipo de la clase 420 del Real Club Náutico de Sanxenxo, un club que ayer mostró su pesar y tristeza por lo sucedido.

Suspensión de todos los actos
La Federación Galega de Vela suspendió todos los actos previstos para ayer y hoy en toda la comunidad autónoma, según anunció su presidente, Manuel Villaverde, en un comunicado en la página web del organismo en el que trabajaba la víctima, como miembro del equipo del Centro de Tecnificación vilagarciano.

El Real Club Náutico de Sanxenxo también suspendió la botadura del nuevo barco de la clase internacional 6M, en señal de duelo, que recibió la visita del rey emérito.

La regata Almirante Rodríguez Toubes, en la que colaboraba la víctima, suspende la prueba prevista para hoy.