• Viernes, 23 de Febrero de 2018

El dedo que era muy malo ya es buenísimo

LA pseudopeletera Silvia Cameán, musa del sector pijo de la Marea, nasía pa’ganá, va a acabar tola. Tiene la suerte de que es abogada y, por lo tanto, dispone de la capacidad necesaria para darle la vuelta a cualquier argumento, pero aun así sus compañeros del Gobierno municipal la han metido un compromiso del que no le será fácil salir. Izquierda Unida, a la que ella pertenece, se hartó de criticar a Negreira por cubrir puestos de responsabilidad en María Pita a través de la libre designación, o sea, que facilitaba los ascensos a dedo. Pero resulta que ahora IU forma parte de la tribu mareante y la xente do común le ha cogido gusto a eso de la dactilocracia –el gobierno del dedazo– y ha colocado a algunos amigüitos hasta en jefaturas de servicios. Por cierto, la justicia ya ha anulado algunos de esos nombramientos porque las decisiones carecían de motivación. Anda que como le corresponda defender en un pleno la política de nombramientos. FOTO: silvia cameán interviene en un dillo ti | aec