• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Cuestión de salud

Con la salud no se juega. Seguro que muchos de ustedes han escuchado esta expresión más de una vez y, probablemente

Con la salud no se juega. Seguro que muchos de ustedes han escuchado esta expresión más de una vez y, probablemente, también la hayan pronunciado en alguna ocasión porque, ciertamente, es lo más preciado del ser humano, un elemento imprescindible para el bienestar y, por suerte, en sociedades avanzadas como la nuestra, un derecho al servicio de todos. Es indiscutible que para prestar un servicio sanitario de calidad, como el que disponemos, es necesario destinar una cantidad ingente de recursos humanos y materiales que tienen un coste muy elevado para el erario público.
La sanidad, junto a la educación, son aspectos innegociables para la sociedad actual, que es capaz de comprender la falta de inversiones, necesarias por otra parte, en ciertas infraestructuras, en aras de tener la tranquilidad de que se contará con los mejores médicos y los más cualificados profesores.
En O Salnés la demanda sanitaria se torna histórica. Primero fueron las carencias en los centros de salud y más tarde el clamor por la construcción de un hospital comarcal fue de envergadura. Finalmente, gracias al esfuerzo y la implicación de todos, contamos con un hospital que desde el inicio se vio desbordado dejando en evidencia que se quedaba pequeño para la demanda de una zona tan importante como esta.
Todos recordamos la eterna promesa de la ampliación, que se repetía elección tras elección por parte de todos los grupos políticos hasta que finalmente se pusieron los dineros encima de la mesa y ahí la tenemos, no sin la presión social a base de manifestaciones históricas como las que se vivieron en Vilagarcía.
La ampliación es una realidad y justo en el momento en el que comenzaba el debate sobre nuevas necesidades para el centro de Ande, resulta que llega la Lei de Saúde con una serie de reformas para el área sanitaria que vuelve a encender a los representantes de los trabajadores y a los políticos que no son del PP, porque los populares, con desembarco de diputados incluido, aseguran, en contraste con el resto, que no solo no perjudicará a los usuarios, sino que se verán beneficiados.
En el fondo, aunque sin profundizar, lo que se pretende es la optimización de recursos y por experiencia propia y ajena cuando se habla en esos términos todo conduce al más por menos y nunca al más y mejor, que es, a mi juicio, como tendrían que ser las cosas para que el Hospital do Salnés disponga de más personal, mejores medios y sea un centro de referencia en lugar de un apéndice de Pontevedra.
Esto nadie lo quiere en la comarca y a falta de que alguien explique mejor las ventajas de la reforma sanitaria para O Salnés, el malestar va en aumento, la bola de nieve creciendo y la gente de a pie a punto de volver a la calle para exigir lo que consideran un derecho, porque con la salud no se juega.