sábado 24.08.2019

La Fiscalía pide 11 años y medio de cárcel para los hermanos “Rufino” por tráfico de drogas

Para cada uno de los otros tres acusados solicita cinco años por esos mismos hechos delictivos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La sección compostelana de la Audiencia Provincial acogerá entre el martes y viernes de la próxima semana un juicio en el que serán procesados 5 personas que fueron detenidas por la Policía Nacional de Ribeira entre enero y febrero de 2014 tras ser acusadas de tráfico de drogas, y para los que la Fiscalía solicita una condena total de 26 años y medio de cárcel. Entre los procesados figuran los hermanos “Rufino”, Jorge y Segundo Fernández Regueira, de 38 y 44 años, para los que el Ministerio Público solicita condenas de seis y cinco años y medio de prisión, respectivamente, mientras que para cada uno de los otros tres, cuyas identidades responden a las iniciales N.G.F., natural de A Pobra, y los portugueses H.S.M. y A.D.C.S., y para los cinco multa de 39.000 euros.

Los hechos delictivos que se les atribuyen se descubrieron fruto de las investigaciones iniciadas en agosto de 2013 por la comisaría ribeirense, a través de escuchas telefónicas y un dispositivo de vigilancia de los dos hermanos de Castiñeiras. Aunque el segundo no contaba con antecedentes, del primero se sabe que fue condenado a dos años y un día de prisión por tráfico de drogas en sentencia firme de febrero de 2012 del Juzgado de lo Penal Nº2 de Santiago, y que estaba suspendida por un periodo de cuatro años. Por ello, desde la Fiscalía se advierte que en caso de que el actual proceso acabe con sentencia condenatoria, se de traslado de la misma al referido juzgado a los efectos de revocar la referida suspensión de la pena anterior.

La Policía Nacional averiguó que el modus operandi que utilizaban los hermanos “Rufino” para vender la droga, tras el contacto telefónico para quedar en algún lugar de difícil control, era camuflar la sustancia en una cajetilla de tabaco. La Fiscalía señala que en el registro realizado el 25 de febrero de 2014 en el domicilio de Jorge Fernández Regueira se hallaron cogollos de cannabis, algunos escondidos en cajetilla de cigarrillos, y con un peso de 57,8 gramos, una báscula de precisión, dos armarios oscuros y acondicionados para cultivo de cannabis y 4 terminales de telefonía móvil. Ese día se registró la casa de Segundo, en la que se hallaron casi 40 gramos de una sustancia estupefaciente blanca, dos dosis de heroína y 5 bolsitas de cocaína con un peso de 3,196 gramos, una cajetilla de tabaco con dosis de marihuana y dos trozos de resina de cannabis que pesaban 18,62 gramos, y 6 teléfono móviles.

El dispositivo de vigilancia y pichazos telefónicos permitió la comprobación de 4 contactos de compradores de droga con Jorge Fernández el 14 de enero de 2014 y otro el día 28 de ese mismo mes, y otro cuatros contacto de toxicómanos con su hermano Segundo entre el 24 de septiembre de 2013 y el 21 de enero de 2014. La Policía Nacional también descubrió en el puerto de Aguiño una entrega de cocaína por el menor de los hermanos “Rufino” con N.G.F., y en la que se supo que también estaban implicados los otros dos portugueses acusados, H.S.M. y A.D.C.S.. Estos últimos fueron interceptados en la AP-9, a la altura de O Bao, cuando regresaban en coche a su país, con 462,735 gramos de cocaína en dos envoltorios con diferente pureza, escondidos en un doble fondo de una nevera que llevaban en el maletero, y valorada en 46.300 euros.

Sospechas policiales
La Policía Nacional sospechaba que esos hermanos se podrían dedicas a actividades ilícitas debido a que, pese a no tener trabajo fijo remunerado, poseían propiedades inmobiliarias -dos casas- y usaban diferentes vehículos, con los que se desplazaban habitualmente para realizar sus contactos, prácticamente diarios, con conocidos toxicómanos “con el propósito de proceder a la venta de sustancias estupefacientes, tanto cocaína, heroína y hachís, previo contacto por vía telefónica a los móviles con tarjeta prepago de los acusados: unos 200 abonados contactaban con esos hermanos, siendo más numerosos los viernes y sábados”.

Comentarios