Arrestan a dos meisinos por la oleada de atracos en la farmacia, banco y gasolineras

Los arrestados cuentan 47 y 41 años, tienen antecedentes por hechos violentos y se les incautó una pistola detonadora y una escopeta de caza | Cedida / Guardia civil

La Guardia Civil ha resuelto en pocos días la oleada de atracos que registraron las comarcas de O Salnés y Ulla-Umia en las últimas semanas. El instituto armado ha detenido a dos vecinos de Meis a los que considera presuntos autores de cinco robos con intimidación y un delito de lesiones. Se les atribuye tanto el atraco en la farmacia de Baión, como el del Banco Santander de O Mosteiro, y a dos gasolineras de Caldas, así como un robo con lesiones a una persona que se ofreció a llevarlos cuando hacían auto-stop en Meis.


Fue justamente la observación de un patrón de actuación en la mayoría de robos, con violencia e intimidación y en un ámbito geográfico muy próximo, lo que llevó a los investigadores a explorar la vía de una misma autoría.


Mismo modus operandi

El análisis de la información recabada en cada uno de los escenarios de los delitos permitió a los agentes elaborar el perfil de los autores, que dio como resultado la identificación de dos vecinos del municipio de Meis, de 47 y 41 años


En el momento de su detención, además de un vehículo se les intervino un arma corta detonadora y diversas prendas que, al parecer, eran las que habían utilizado para la supuesta comisión de los hechos delictivos que se les atribuyen.


20220513 VEHICULO ATRACOS



En el registro que se efectuó en la vivienda que compartían los dos detenidos en Meis, se encontraron además otras prendas que los investigadores también están seguros de que fueron usadas en los robos. La Guardia Civil también intervino en este registro distintos tipos de cartuchería, que se corresponde con las armas que se habían utilizado: Una escopeta de caza y una pistola detonadora.


Según las investigaciones realizadas, los ahora detenidos seleccionaban establecimientos con uno o dos empleados para asegurar el resultado de sus acciones delictivas, que normalmente desarrollaban en los horarios de apertura o de cierre, para evitar clientes en el interior.


Accedían a los locales ocultando su rostro con pasamontañas, guantes y prendas de cabeza; intimidaban con las armas a sus empleados y, en escasos minutos, se hacían con la recaudación del local, que abandonaban rápidamente, utilizando un vehículo que dejaban estacionado lejos de los lugares de comisión para evitar que fuera avistado por posibles testigos. Para los desplazamientos solían utilizar vías secundarias, incluso pistas forestales, para no ser detectados por cualquier control policial.


Con antecedentes y a prisión

Los investigadores pudieron comprobar que la actividad delictiva de los detenidos en las últimas fechas era “desmedida”, valoran fuentes oficiales, llegando supuestamente a cometer en la misma semana hasta tres hechos delictivos, entre ellos, uno que no había trascendido hasta ahora: Otro robo con violencia, con resultado de lesiones a una persona que se prestó a trasladarlos cuando hacían auto-stop en Meis. Los detenidos, que, según confirma la Guardia Civil, cuentan con un amplio historial de antecedentes policiales por hechos violentos, fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 3, en funciones de guardia, de los de Cambados, que dispuso su ingreso en prisión.


Las investigaciones fueron llevadas a cabo por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, que contaron con la colaboración de efectivos de la Compañía de Vilagarcía de Arousa. Fueron tuteladas por el Juzgado de Instrucción nº 3 de Cambados, en una operación bautizada como “Sangrador”. 





Arrestan a dos meisinos por la oleada de atracos en la farmacia, banco y gasolineras

Te puede interesar