jueves 26/11/20

CAMBADOS - La robótica siempre triunfa en el IES Francisco Asorey

Los alumnos disfrutan con la iniciativa y ganan otro premio gallego

Santiago Escudeiro, Javier Carou, Marcos Daporta, Ariadna Cordal y Javier Estévez son los jóvenes estudiantes del Francisco Asorey “padres” de una pequeña criatura robótica que ha vuelto a dejar el listón del centro bien alto en el Concurso galego de Robótica.

Los alumnos del Asorey se hicieron con un tercer premio	gonzalo salgado
Los alumnos del Asorey se hicieron con un tercer premio gonzalo salgado

Santiago Escudeiro, Javier Carou, Marcos Daporta, Ariadna Cordal y Javier Estévez son los jóvenes estudiantes del Francisco Asorey “padres” de una pequeña criatura robótica que ha vuelto a dejar el listón del centro bien alto en el Concurso galego de Robótica. El equipo ha conseguido el tercer puesto en la categoría de Bachillerato de su sexta edición –celebrada hace unos días– pero sobre todo ha logrado llevar más allá los conocimientos adquiridos en la asignatura de Tecnología, que la nueva ley educativa, la Lomce, reduce drásticamente.
Una pena, en palabras del coordinador del grupo, el profesor Ricardo Paredes, que durante estos meses ha trabajado con una treintena de alumnos para enfrentarse a los retos del concurso. En él, la suerte juega un papel importante pues gana quien supere los desafíos propuestos en el menor tiempo posible, como superar obstáculos, avanzar a una distancia determinada, etc. Para ello, los estudiantes aplican sus conocimientos en programación, creando las órdenes precisas para superarlos, luego las cargan en el robot y a esperar a una correcta ejecución para alcanzar los primeros puestos. Para ello el pequeño humanoide dispone de sensores capaces de detectar señales sonoras, luminosas, objetos, etc.
El instituto lleva tres años participando en el certamen autonómico y en la anterior edición alcanzó el primer premio. De hecho, alguno de los ganadores también forman parte del grupo  de cinco jóvenes que acaba de hacerse con el tercer premio. Y es que los chavales se enganchan a estos trabajos prácticos que “lles estimulan a pensar, porque o robot non é unha máquina intelixente, a aprender os procesos de programación, a traballar en equipo... O importante é participar porque é moi motivador para os rapaces”, explicó Paredes.
El ánimo del centro es asistir a próximas ediciones, a pesar de las restricciones de horas que se esperan con la Lomce. El concurso está organizado por la Institución Galega da Ciencia  (Igaciencia), en colaboración con la Fundación Barrié, y ha contado con la participación de 1.300 alumnos de toda Galicia. n

Comentarios