lunes 30/11/20

Somos y BNG ven con buenos ojos el preacuerdo entre la alcaldesa y la DO

Somos y BNG quieren rebajar la tensión abierta en torno a los horarios de las casetas de la Festa do Albariño y ven con buenos ojos la reunión mantenida entre la alcaldesa, Fátima Abal.

Somos y BNG quieren rebajar la tensión abierta en torno a los horarios de las casetas de la Festa do Albariño y ven con buenos ojos la reunión mantenida entre la alcaldesa, Fátima Abal, y el presidente de Rías Baixas, Juan Gil de Araújo. Ambos socios conocieron el contenido del preacuerdo de la mano de la propia regidora y aseguraron que coincide con sus postulados, sobre todo en dos aspectos: que no se puede obligar a los bodegueros a cerrar a una determinada hora, pues para eso hay una legislación que determina un límite, así como la firma de un convenio entre ambas partes para la cesión de A Calzada, en la medida de lo posible.
El portavoz de Somos, Tino Cordal, sí dejó constancia de su desacuerdo con las formas: “Entendo que todos os membros do goberno tiñamos que ter sido convocados –a la reunión entre Abal y el Consello Regulador de la DO– e logo que asistira o que quixera”, dijo, en clara referencia a su socio de Pode que ya ha manifestado su negativa a negociar con Rías Baixas un horario más amplio del acordado por su pleno de las 00:30 y que, por otra parte, no gusta a nadie. Sin embargo, tanto la regidora socialista como Somos y el BNG se mantienen en la senda del consenso, que la DO siempre ha estado dispuesta a recorrer. Es por ello que Cordal cree que el preacuerdo alcanzado saldrá adelante –espera poder abordarlo en una próxima Xunta de Goberno o en las reuniones de concejales de los lunes–, pero también porque “básicamente” recoge la propuesta mantenida por Somos desde el principio que, ante una propuesta que considera “excesivamente drástica e posiblemente contraproducente, empeorando incluso o botellón en lugar de remedialo”, pedía “flexibilidade na hora e que o Consello asuma parte do gasto en limpeza, baños, taxas de Portos, etc.”
Al socio del BNG, Víctor Caamaño, no le sorprende la reunión de la alcaldesa porque “é a máxima representante e levou a proposta na que está traballando o Concello”, y además entiende que el Consello “está preocupado polo que está saíndo”. Asimismo manifestó su apoyo al principio de acuerdo, el cual contempla que hay un horario máximo establecido por ley y no se puede obligar a nadie a cerrar antes. Con todo, otra cosa sería que Rías Baixas recomendase o requiriese a los bodegueros el cierre a una hora determinada pues quiere evitar que A Calzada se convierta en un macrobotellón abierto hasta altas horas de la madrugada. Caamaño entiende además que se mantiene aquella reunión fijada para el 30 de mayo entre ambas partes pues, si bien los horarios han copado la actualidad política, aún falta trabajar conjuntamente en otras cuestiones.

Pode se queda solo
Hasta entonces también habrá que ver cómo se desarrolla el órdago de Pode. De momento, sus socios no están dispuestos a apoyarle en la convocatoria de un pleno extraordinario para decidir unilateralmente sobre los horarios (el máximo de su propuesta son las 5 de la mañana). Le queda el PP, pero su portavoz, Luis Aragunde, avanzó ayer que “non imos entrar en enredos” y criticó duramente a José Ramón Abal Varela porque considera “moi grave” que un edil de gobierno cargue contra el presidente de una “entidade tan importante” como el Consello Regulador. “Este rapaz descalifica a Juan Gil por unha decisión que tomou o pleno e para incrementar o seu índice de popularidade, pero o que fai é aumentar o índice de ridiculez del e do resto do goberno”, añadió. Cree que hace “moito dano” a Cambados y lo atribuye a una “falta de liderato” de la regidora. l

Comentarios