El forense no halla signos de violencia en los huesos exhumados de la fosa

Los familiares de los represaliados escucharon atentos las explicaciones dadas por los expertos | gonzalo salgado
|

El forense no halló signos de violencia en los restos incompletos de tres individuos exhumados en la fosa común del Cementerio de Vilagarcía. Así lo explicó el propio Fernando Serrulla a las familias de los represaliados, en un acto en el que, uno por uno, los miembros del equipo multidisciplinar promovido por Histagra dieron cuenta de los trabajos realizados y de los que quedan pendientes.


Por el momento, las esperanzas no son muy elevadas para hallar un perfil genético comparable con las muestras dadas por las familias, que escucharon atentas todas las explicaciones desde la sede de O Faiado da Memoria. “É un dos días máis emotivos para nós”, aseguró Margarita Teijeiro, de la asociación, que colaboró con la investigación.. Los tres individuos recuperados parcialmente se encontraban en posición funeraria. “No es habitual que sean colocados así los cadáveres de represaliados”, explicó Serrulla, especialista en Medicina Legal y Antropología Forense, que explicó que se trata de restos muy “degradados”. “Chegamos tarde”, apuntó el arqueólogo Francisco Alonso.


Un perfil femenino

“Éramos conscientes de las dificultades de esta fosa, pero vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos”, anunció Serrulla. El forense explicó que el orificio hallado en uno de los cráneos, que se creía que podría ser de una bala, se descarta ahora, ya que se trata de un agujero posterior a la muerte cuyo origen se desconoce. Otro de los cuerpos recuperados pertenece, casi con toda seguridad, a una mujer. Son dos las asesinadas que fueron arrojadas a la fosa: Pilar Fernández Seijo y Josefa Barreiro González.


Investigación pionera

La siguiente fase será el análisis en el laboratorio del equipo de Medicina Legal que lidera Ángel Carracedo. Serrulla entregó ayer las muestras tomadas a los familiares a la genetista Ana Mosquera que aseguró que se aplicarán marcadores que compensen las dificultades por el tiempo transcurrido. Y es que muchos de los descendientes son ya nietos o, incluso en algunos casos, sobrinos- nietos, lo que reduce las posibilidades. Al margen de las dificultades que presenta el caso (y cualquier fosa en un cementerio en constante evolución), Vilagarcía se convierte así en “pioneira e punto de arranque no que se aplicou esta forma de traballar”, explicó José Carlos Sánchez Pardo, coordinador arqueológico. Los trabajos arqueológicos, que se iniciaron en una zona que se encontraba “limpa” de restos óseos, permitieron otros hallazgos no relacionados con la búsqueda, como monedas o cerámicas correspondientes con terrenos de cultivo de los siglos XVII y XVIII, que se trasladarán al Museo Provincial. “É a primeira vez que o Estado financia este tipo de actuacións”, señaló Alonso.


El catedrático en Historia Contemporánea, Lourenzo Fernández Prieto, que coordina el proyecto, no descarta volver a Vilagarcía en primavera. El equipo que integra el Plan Cuadrienal de Memoria Democrática de Galicia también se reunió con el gobierno local, al que agradeció la colaboración prestada, tanto política como técnica.


Un “lugar” da memoria

Mientras tanto, se prepara la fase de “reconstrución da memoria democrática”, es decir, el establecimiento de un lugar en el que recordar las vidas sesgadas por el golpe de estado. En nombre de los familiares de las víctimas César Roo agradeció el trabajo y la empatía del equipo.

El forense no halla signos de violencia en los huesos exhumados de la fosa