La gran rabieta de Ada Colau

Ada Colau, enmascarada | aec
|

A Ada Colau no le gustó nada que el Tribunal Supremo le haya obligado a volver a poner en el salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona un retrato del rey. Eso sí, como buena podemita/mareante/emergente ha sido capaz de tergiversar la sentencia y se ha limitado a colocar una imagen un poco más grande que un sello de cincuenta céntimos y en uno de los laterales de la estancia, de manera que o uno lleva prismáticos o no lo ve. Pero es que, además, como lo suyo es una auténtica pataleta, ha lucido durante todo el pleno una mascarilla con la bandera republicana. Lo dicho, una buena rabieta.

La gran rabieta de Ada Colau