• Viernes, 19 de Octubre de 2018

Los problemas del Juzgado Nº3 de Ribeira se agravan pues, junto al calor, hay carencia de personal

El abandono que desde el Sindicato de los Trabajadores de la Administración de Justicia (STAJ) se denuncia que sufre el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Ribeira al no atenderse las peticiones para dotar a su sección

Los problemas del Juzgado Nº3 de Ribeira se agravan pues, junto al calor, hay carencia de personal
El Juzgado Nº3 demanda un gestor para atender los delitos de violencia de género
El Juzgado Nº3 demanda un gestor para atender los delitos de violencia de género

El abandono que desde el Sindicato de los Trabajadores de la Administración de Justicia (STAJ) se denuncia que sufre el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Ribeira al no atenderse las peticiones para dotar a su sección penal de sistema de climatización, se hace extensivo a la falta de personal para sacar adelante todos los asuntos que recibe. Así lo señalan sus responsables, que indican que se ha emitido un oficio para demandar que se les envía una persona que haga de gestor para hacerse cargo de los numerosos casos de violencia de género que se denuncian, y que son un tipo de delito que tiene encomendado en exclusiva desde hace bastante tiempo, pero que siguen sin darles una respuesta desde la Dirección Xeral de Xustiza de la Xunta.
En relación con la problemática de las elevadísimas temperaturas que tienen que soportar los funcionarios de la sección penal de ese juzgado ribeirense, la delegada de Prevención de riesgos Laborales, María José Pérez Sánchez, precisó que la situación que tienen que padecer estos trabajadores es mucho más grave que una ola de calor, pues habla de un problema de “estrés térmico” debido a que no se adoptan por parte de la Administración competente las medidas preventivas adecuadas como la climatización de esas dependencias o la simple dotación de ventiladores.
Pérez Sánchez manifestó que si le preocupa mucho la cuestión del calor se debe a que cuando se producen temperaturas tan altas durante gran parte de la jornada laboral y no existen mecanismos refrigerantes, la temperatura corporal puede llegar a alcanzar los 40 grados, “mientras tanto el cuerpo de avisa con dolores de cabeza, cansancio que deriva en bajo rendimiento, calambres y mareos”. Añadió que el usuario de la Justicia soporta esa situación durante un corto periodo de tiempo, pero el trabajador tiene que aguantar toda la jornada de trabajo día tras días, en tanto en cuanto duren las altas temperaturas, “y es cuando para lo que algunos es un golpe de calor, con desvanecimiento incluso, para otros es un estrés térmico que afecta a su organismo de muchas maneras. Imagínate que tienes 40 grados de fiebre sin que te la bajen, pues más o menos eso es el estrés térmico, que se considera accidente laboral pero nosotros no tenemos de eso”, subrayó Pérez. l