miércoles 28/10/20

El taxista acusado de presuntos abusos queda libre tras declarar ante la jueza

El taxista ribeirense M.R.G., de 66 años, fue detenido en la tarde del viernes tras la denuncia presentada horas antes por una joven que declaró en la comisaría de la capital barbanzana

La Praza Pablo Neruda acogió el viernes una concentración en repulsa por los hechos
La Praza Pablo Neruda acogió el viernes una concentración en repulsa por los hechos

El taxista ribeirense M.R.G., de 66 años, fue detenido en la tarde del viernes tras la denuncia presentada horas antes por una joven que declaró en la comisaría de la capital barbanzana que había sido víctima de unos presuntos abusos sexuales por parte de dicho profesional cuando la llevaba de regreso a su casa familiar. Después de pasar la noche en los calabozos y tras acogerse a su derecho a no declarar, aconsejado por la letrada de oficio, en torno a las diez de la mañana de ayer fue trasladado por agentes del CNP desde las dependencias policiales a las judiciales en calidad de investigado.
Una vez allí, asesorado por un abogado de pago y sin que se produjese la comparecencia de ningún representante del Ministerio Fiscal, el taxista M.R.G. prestó declaración ante la titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Ribeira, en funciones de guardia, quien decretó su puesta en libertad provisional sin establecer medida cautelar alguna, como pudiera ser una orden de alejamiento de la supuesta víctima. A la salida de la sede judicial, este periódico se puso en contacto con el letrado que se encarga de la defensa del investigado para conocer la línea de defensa a ejercitar en el proceso, pero declinó hacer declaraciones respecto al contenido del mismo por estar en una fase inicial, en la que aún no está tipificado el delito del que se le acusa, pues aún no se concreta si se trató de unos presuntos abusos o acoso.
Si bien, el abogado reconoció que, si bien los contenidos de los audios que constan en el procedimiento no son los más correctos que cabría esperar de un profesional al entablar conversación con una cliente, “puestos en contexto con toda la conversación que se produjo en el trayecto del servicio prestado, a mi juicio se alejan de ser englobados en una conducta tipificada penalmente”. El letrado insistió en que, si bien esa conversación no guarda la corrección y respeto que se esperar de una persona que está ejercitando un trabajo, en este caso el de taxista, “la misma debe ser valorada en su conjunto a efectos de presumir la inocencia del delito del que se acusa a mi cliente”. Y puntualizó que se trató de una conversación totalmente fluida en un contexto distinto del que se presume al escuchar los audios cortados.
El letrado de M.R.G. recalcó que la presunción de inocencia de la que debe gozar su cliente debe ser respetada al máximo, “debiendo abstenerse cualquier tercero ajeno a lo ocurrido de valorar o ponderar unos hechos específicos sin tener conocimiento de la causa en su conjunto”. El abogado del taxista entiende que el hecho de hacer juicios paralelos y valoraciones sin ese conocimiento de la causa no ayuda a que la Justicia sea vista como imparcial, “ya que muchas veces los pronunciamientos que los ciudadanos esperan obtener en base a enjuiciamientos previos no coinciden con la realidad una vez conocidas las pruebas y dictada una resolución, como presumo que es en este caso”, concluyó el abogado. l

Comentarios