domingo 22.09.2019

El Betis inscribe su nombre en el palmarés del EncestaRías

Derrotó en una final muy trabada al San Pablo Burgos con KC Rivers decisivo en el momento clave. El Obradoiro ganó el tercer puesto a un Alba Berlín que no hizo falta 1 abajo en los últimos segundos
Los jugadores del Coosur Real Betis posan con el trofeo de campeones y la botella de Paco & Lola, uno de los patrocinadores | g. salgado
Los jugadores del Coosur Real Betis posan con el trofeo de campeones y la botella de Paco & Lola, uno de los patrocinadores | g. salgado

El Coosur Betis inscribe su nombre en el palmarés del Torneo EncestaRías junto a Gran Canaria, Murcia (2 veces) y Burgos al ganar ayer en la gran final de la quinta edición en Fontecarmoa también al San Pablo de Burgos por 66-70. El Monbús Obradoiro se hizo con la tercera plaza tras derrotar en otro final ajustado por 81-80 al Alba de Berlín de Aito García Reneses. 

El partido que decidió el título fue como los otros tres del campeonato, muy igualado, aunque también demasiado trabado. Las faltas y las pérdidas de balón caracterizaron la primera parte. En el tercer cuarto la final se animó, de ello se encargó el MVP de la final, KC Rivers, para los andaluces. El ex del Real Madrid sacó a relucir todo su talento, secundado por Demetrius Conger, para frenar los mejores minutos del equipo de Joan Peñarroya con Javi Vega de faro ofensivo. Lo cierto es que en el último cuarto la final pudo caer de cualquier bando. Se llegó con empate a 62 a los últimos minutos. Fue un momento en el que el base turco de los béticos Sipahi asumió responsabilidad sacando faltas. Y también el instante en que las estrellas de cada bando tuvieron que asumir galones. Earl Clarke le puso un tapón a Rivers que parecía presagiar que el protagonismo sería suyo. Pero una pérdida en ataque unido a otra falta en  el momento clave, también en ataque y además la quinta, llevó al banquillo al ex Lakers. El EncestaRías estaba reservado para el Betis de Rivers, que se sintió muy cómodo en el papel. Rechazó que le pusieran el bloqueo, quiso jugarse el uno para uno y anotó un triple que sentenció la final porque puso 6 arriba, una renta insalvable.

En el partido por el tercer y cuarto puesto el Monbús Obradoiro se impuso al Alba Berlín en un partido bonito y de marcador apretado (81-80). Fue una nueva oportunidad de ver en liza a los seis fichajes del equipo de Moncho Fernández, uno de ellos, el norteamericano Mike Daum, apareció en el primer cuarto con 12 puntos. Otro de los nuevos, el pívot Dejan Kravic, fue el que brilló en el segundo cuarto frente a un conjunto alemán que echó en falta a sus internacionales y a   Luke Sikma. El equipo de Aito García Reneses se fue al descanso de todas formas solo uno abajo 41-40, sostenido por la actividad debajo del aro de su pívot Landry Nnoko. En la segunda parte el Obra mantuvo el mando, acertado desde el triple pero los alemanes nunca bajaron los brazos guiados por Makai Manson. El partido llegó a un final muy apretado en el que el Obra jugó mejor y con más acierto. Además, en una extraña decisión, el Alba Berlín decidió no hacer falta con doce segundos por jugar ya con el 81-80 y el tiempo se consumió para regocijo de la afición santiaguesa que se hizo notar en Fontecarmoa.

Comentarios