viernes 03.07.2020

CLB: La gran familia con medio millar de miembros

Una gran familia formada por medio millar de niños y jóvenes. Eso es lo que es el CLB, club que cuenta con 500 deportistas entre categorías femeninas y masculinas desde la base hasta el equipo senior y un total de 33 equipos federados y escuelas en Vilagarcía, Caldas y Tremoedo (Vilanova).

Equipo Junior
Equipo Junior

Una gran familia formada por medio millar de niños y jóvenes. Eso es lo que es el CLB, club que cuenta con 500 deportistas entre categorías femeninas y masculinas desde la base hasta el equipo senior y un total de 33 equipos federados y escuelas en Vilagarcía, Caldas y Tremoedo (Vilanova).
Su director deportivo, Juan Espiñeira, explica que el tamaño del club responde a la fusión entre el Cortegada, el Liceo y el BBC, uniones que fueron atrayendo cada vez a más jugadores al club. Espiñeira habla incluso del “efecto llamada” que hizo que aumentara la familia del CLB: “Durante estos años no se hicieron campañas de captación. Fue todo el boca a boca”.

Objetivos distintos
Al tratar con categorías tan diversas en edad (pueden entrar desde los 4 años y llegar hasta el equipo sénior) los entrenadores buscan diferentes objetivos con los distintos grupos. Espiñeira explica que, con los más pequeños, se trata de algo “mucho más lúdico”, con juegos que pretenden iniciarles en el conocimiento del deporte del baloncesto y sus normas. En cuanto a los de mayor edad, “no es que prime la competición pero ya es una parte más importante”, señala Espiñeira.
Así, una vez que llegan a las categorías infantiles, cadetes y junior, existen las ligas autonómicas “en las que dependes de la clasificación del año anterior, de ascensos y descensos”, comenta el director deportivo. En este sentido el CLB se encuentra satisfecho con sus resultados: “Solemos tener un equipo en cada categoría, femenino y masculino en liga autonómica y después un par de ellos femenino y masculino en competición zonal”.

Trabajo repartido
Pero para alcanzar los objetivos hace falta dedicar muchas horas de trabajo. Según explica su director deportivo, las categorías de los más pequeños suelen hacer tres días de entrenamiento y los mayores tres días como grupo y uno común en casi todas las categorías a partir de minibasket, tanto para masculino como para femenino. En ellas hay parte física y parte de tecnificación, con la presencia de todos los entrenadores de la categoría.
Al tratarse de un club de tanta envergadura, el espacio supone un problema: “Siempre tienes que entrenar o muy temprano o muy tarde porque las horas centrales son las que antes se acaban en todas las instalaciones”. Por este motivo, el CLB se reparte por los pabellones de Fexdega, Fontecarmoa, Castelao y Carril. “Es complicado pero es necesario”, comenta Espiñeira.

Psicólogo
El CLB firmó el año pasado un convenio de colaboración con la Universidad de Santiago para incluir un psicólogo deportivo, que trabajó con el club durante un par de meses. Este acuerdo se ha mantenido durante la presente temporada, por lo que contarán de nuevo con esta figura, que ayudará, principalmente, a los entrenadores, para formarles y darles pautas para tratar con casi medio millar de jugadores. “Es una figura que no todos los clubs tienen”, puntualiza el director deportivo de esta gran familia que es el CLB. l

Comentarios