martes 02.06.2020

Delgado considera que sus grabaciones con Villarejo son parte de una estrategia

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, atribuye a la “estrategia procesal” consistente en “atacar al Estado” del ex comisario José Manuel Villarejo la filtración de unas conversaciones que mantuvo durante un encuentro

Dolores Delgado interviene desde su escaño durante una sesión de control al Gobierno | aec
Dolores Delgado interviene desde su escaño durante una sesión de control al Gobierno | aec

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, atribuye a la “estrategia procesal” consistente en “atacar al Estado” del ex comisario José Manuel Villarejo la filtración de unas conversaciones que mantuvo durante un encuentro con él junto al ex juez Baltasar Garzón y otros mandos policiales. Pidió comparecer en el Congreso para explicarlo.
En un comunicado, su departamento respondía así a la información publicada por el confidencial Moncloa.com, que ofrece la grabación de un almuerzo en el que participaron varias personas, incluidos Delgado y Villarejo, en un ambiente de confianza.
“El comisario José Manuel Villarejo se encuentra en prisión provisional como presunto autor de delitos muy graves. Su estrategia procesal es atacar al Estado y sus instituciones. Primero cargó contra la Jefatura del Estado con grabaciones relacionadas con el rey emérito. Ahora ataca al Ejecutivo en la persona de la ministra de Justicia”, afirmó el departamento que dirige Delgado.
La ministra admite que a lo largo de sus veinticinco años como fiscal de la Audiencia Nacional “tiene recuerdo de haber coincidido con el comisario (Villarejo) en tres ocasiones junto con otros mandos policiales y cargos judiciales y fiscales”.

Cambio de impresiones
Por su parte, Moncloa confirmó que el presidente Pedro Sánchez habló con la ministra, tras difundirse los audios y aseguraron que esta no acepta “chantajes” de Villarejo, como tampoco –recuerdan–los aceptó el rey emérito.
Sánchez, que se encuentra en Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU, cambió impresiones con Delgado, “como es natural” –señala el entorno del presidente–, después de que los audios hayan llevado al PP a pedir su dimisión y a Cs a reclamar su comparecencia.
Desde Moncloa se remiten al comunicado emitido por la ministra, en el que ésta –dicen– “ha sido clara y contundente: no al chantaje de Villarejo, como ya intentó con el rey emérito”, comparan fuentes oficiales.
La pasada semana, ante la publicación de la existencia de una anotación de agenda con su nombre entre los papeles que se incautaron a Villarejo, que se encuentra en prisión preventiva en el marco de la operación “Tándem”, Delgado afirmó que no había tenido relación “profesional” ni “personal” con él más allá de “coincidir en compañía de otras personas, en algún evento”.
Sobre este evento en particular, Justicia afirma que “fue convocado por el entonces Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Miguel Ángel Fernández Chico para celebrar la concesión de una medalla al comisario Villarejo por el Ministerio del Interior” y Delgado, que era fiscal, “no estaba invitada, pero acudió acompañando al entonces magistrado Baltasar Garzón a petición de este”.
Precisamente, el comunicado recuerda que Delgado conoce “desde hace 19 años” al ex magistrado, tiempo durante los que “ambos participaron en la desarticulación de cárteles de la droga, comandos de ETA y el entramado institucional de la organización terrorista”. “Su amistad es pública y notoria”, señala.
Por otra parte, reconoce su relación profesional con el que fue número 2 de Villarejo, el ex comisario Enrique García Castaño, ahora en libertad bajo fianza y que estaba en el encuentro del que se divulgaron las grabaciones. l

Comentarios