lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Boiro también recibió quejas de vecinos por el “lamentable” estado de los caniles del punto limpio

Una denunciante indicó que pudo ver que los caniles estaban llenos de excrementos

Las quejas transmitidas verbalmente y por escrito al Concello de Boiro por parte del presidente de Callejeros Barbanza, Juan Manuel Blanco, respecto al “lamentable” estado que, a su juicio, presentaban los caniles del punto limpio no fueron las únicas al respecto. Algunos vecinos, como fue el caso de una vecina de Escarabote, remitieron escritos a la administración local para dar cuenta de la situación en la que estaban los animales en ese recinto situado en le polígono industrial de Espiñeira cuando acudió para proceder a la acogida de una perra. “El estado de la instalación era lamentable”, señala esa boirense en el documento que registró a finales de abril pasado, precisando que los caniles estaban llenos de excrementos, “ofreciendo así un espacio insalubre para los animales”, precisó.


De igual modo, señala en ese escrito, al que ha tenido acceso este periódico, que cuando preguntó cómo debía proceder para llevarse a la perra, “la persona que estaba a cargo del punto limpio en ese momento actuó de manera indiferente, diciéndonos que cogiéramos al perro que quisiésemos, que a él le daba igual”. Por ello, afirma que decidieron llamar a Protección Civil y que la respuesta que recibieron fue similar: “Nos comunicaron que si sabíamos cual era la perra que nos queríamos llevar que podíamos cogerla ya”. Y añade que, entonces, se encontraron con una situación de “abandono total” por parte los que presuntamente deben velar por los animales del concello.


Sobre esa cuestión, la denunciante indicó que ni tan siquiera se les preguntó un nombre y dirección para tomar registro de la salida de la perra o para poder contactar con ellos en caso de alguna incidencia. “Se nos dijo que eligiéramos y cogiéramos a cualquier animal, como si de un objeto se tratase, sin quedar registro de lo ocurrido y dejando un vacío que, aparentemente, a nadie le importó”, insistió. Agregó que una vez que cogieron la perra, entrando en el canil y sacándola por su cuenta, sin indicaciones ni supervisión de ningún tipo, “pudimos observar de cerca el estado deplorable de la misma, llena de garrapatas y de pulgas, con la barriga excesivamente hinchada y sangrando por la vulva, esclareciendo así que no fue reconocida a su llegada por ningún veterinario, metiéndola en un canil sin saber el estado en el que se encontraba”, indicó la denunciante. Esta última explicó que la llevaron al veterinario, donde le hicieron pruebas y les comentaron que no habían recibido notificación alguna de esa perra ni de su situación.


El resultado de las pruebas practicadas a la perra descartaron posibles patología y se le administró una pastilla de desparasitación interna y externa, que el veterinario entendía que se le se le debió dar a su llegada a los caniles para evitar la infestación de garrapatas y pulgas, así como el consiguiente sufrimiento animal. También les indicó que si la barriga estaba hinchada se debía a una sobrealimentación y acumulación de heces, advirtiéndoles que la perra no debía de comer en unos días, “cosa que en los caniles se seguía haciendo, empeorando así el problema”.


La denunciante indicó en su escrito que al salir del veterinario se encontraron con dos responsables de Protección Civil que iban a la clínica por diferente motivo y que al reconocer a la perra les tomaron allí los datos, alegando que les iban a llamar para hacer el registro. El escrito de esta vecina se completa con varios artículos de la Ley de Protección y Bienestar de los Animales de Compañía en Galicia que, a tenor de lo denunciado, estaría incumpliendo el Concello, y advierte que esas infracciones son sancionables. l


El Ejecutivo local discrepa con los denunciantes sobre esa situación 

El concejal de Medio Ambiente de Boiro, Raúl Treus, que no comparte las quejas de Callejeros Barbanza ni de los vecinos que denunciaron el estado “lamentable” de los caniles, precisando que cuando él acudió a ese recinto se encontraba en condiciones para los animales. De igual modo, dio a conocer que el gobierno local pretende retomar la propuesta llevada hace dos años al pleno municipal -entonces no prosperó- para firmar un convenio con el Concello de Ribeira para entregar los perros abandonados recogidos en la calle en su perrera municipal. Agregó que, a la espera de ello, se recurrirá a contactar con una entidad o empresa privada para que se haga cargo de ellos, pues el Concello carece de personas y medios para gestionarlos. E indicó que ahora no hay perros en los caniles municipales.

Boiro también recibió quejas de vecinos por el “lamentable” estado de los caniles del punto limpio

Te puede interesar