La asociación Asorey, preocupada por el destino de “Santa” ante el cierre de la institución propietaria

Imagen de “Santa”, la obra que Asorey donó a la casa uruguaya en 1951 | cedida

La Asociación Francisco Asorey se muestra preocupada por el destino de la obra “Santa”, una de las más relevantes del arte gallego y que lleva más de medio siglo en la Casa de Galicia de Montevideo. De hecho, es la situación de la institución uruguaya la que inquieta a la entidad pues está inmersa en un concurso de acreedores debido a una deuda millonaria y puede desembocar en la subasta de sus bienes.

Su secretario, Vicente Pérez, explica que están pendientes de los acontecimientos desde que la noticia por el cierre del centro por orden judicial saltó por los aires, hace unos meses. Hasta el punto de que han hecho consultas a abogados sobre posibles destinos de su patrimonio, pero “es un tema que está judicializado y es muy complejo, teniendo en cuenta también que hablamos de la legislación de otro país”, expone. Y es que la Casa no solo es un centro recreativo y social; una de sus principales actividades es la de mutua de asistencia sanitaria y, de hecho, el gobierno llegó a intervenirla y ahora mismo hay abierto un importante conflicto político y social.



“Tenemos las manos atadas”


Reconoce que “están muy preocupados”, pero “tenemos las manos atadas”. La asociación se ofrece a la Xunta y a la Casa de Galicia a “colaborar en lo que precisaran, si fuera necesario” y hasta donde llegara su poca capacidad pues, cabe recordar, que son una entidad sin ánimo de lucro que sustenta toda su actividad de puesta en valor de la figura del escultor cambadés en su escasos fondos propios.

A la pregunta de si podría solicitarse protección pública, visto su valor, el secretario señala, resignado, el problema de que no está dentro de la jurisdicción de las autoridades gallegas ni españolas, pero sobre todo la situación judicial, así que “ni siquiera parece posible hacer el ademán de intentar comprarla”. Su ideal sería recuperarla y traerla a Galicia porque “es una de sus piezas más emblemáticas y está muy bien conservada”, como pudieron comprobar cuando se cedió para una exposición organizada por la Xunta en el Gaiás hace unos años. Pero además, la obra, de madera policromada, es una de las más relevantes de la escultura gallega, aunque fue muy controvertida en su momento por su desnudez.

Pérez recuerda que la presentó junto a su “San Francisco” a las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes de Madrid de 1926 y que esta le dio la Primera Medalla, pero la otra casi le cuesta un disgusto. “La reina –Victoria Eugenia– quedó encantada con “San Francisco” y cuando pasó por delante de “Santa” le pareció horrenda y preguntó quién haría eso, hasta que le explicaron que era del mismo autor”. De hecho, estuvo 25 años aparcada en el taller de Asorey, hasta que en 1951 la donó al centro de Montevideo por mediación de los médicos Varela Radío y Baltar, que eran amigos suyos y tenían vínculos con la directiva del aquel momento.

El colectivo, agradecido, le mandó una carta que la Asociación ha conseguido recuperar en su trabajo de investigación, conservación y catalogación del patrimonio del artista. No es para menos, pues ya los “críticos de su momento y los de ahora la sitúan en la vanguardia. Es una obra que merece mucho la pena por toda su simbología y la representación que hace de la mujer gallega”, añadió. 

La asociación Asorey, preocupada por el destino de “Santa” ante el cierre de la institución propietaria

Te puede interesar