La Diputación mejora la seguridad entre Ribadumia y la Ruta da Pedra

La institución y el Concello financian el proyecto de 225.088 euros para habilitar amplias aceras y tomas otras medidas

La Diputación mejora la seguridad entre Ribadumia y la Ruta da Pedra
Las autoridades se reunieron ayer en el Consistorio de Ribadumia para abordar el proyecto | gonzalo salgado
Las autoridades se reunieron ayer en el Consistorio de Ribadumia para abordar el proyecto | gonzalo salgado

La Diputación de Pontevedra y el Concello de Ribadumia ejecutarán un proyecto de 225.088 euros para mejorar la seguridad vial en medio kilómetro de la carretera provincial EP-9305, en un tramo muy importante porque conecta el casco urbano con enclaves tan relevantes como el inicio de la Ruta da Pedra e da Auga. Así, se construirán nuevas aceras de 2,5 metros en el margen izquierdo, se crearán aparcamientos, se renovarán servicios y se implantarán medidas de calmado del tráfico. 
Así lo anunció ayer el diputado de Mobilidade, Uxío Benítez, y el alcalde, David Castro, tras una reunión y una visita a la zona de la actuación. El responsable provincial señaló que la convivencia entre peatones y coches en este tramo “é complicada tal e como se atopa nestes intres” y por eso se decidió redactar un proyecto de mejora. 
Benítez explicó que existía un diseño previo, heredado del PP, pero incumplía los criterios aprobados en 2016 para las carreteras provinciales y se redactó uno nuevo de “máis calidade para o uso da veciñanza e mellor para a súa seguridade”. De hecho, expuso que “as obras nesta estrada exemplifican a nova forma de facer as cousas que ten este goberno da Deputación. Na mesma vía vanse ver os proxectos do pasado, con beirarrúas escasas para as persoas, e os proxectos de futuro, con espazos de mínimo de 2,5 metros de largo onde se ve que a prioridade para nós son as persoas”. 

Área para peatones
La actuación prevé crear un área reservada para peatones en el margen izquierdo de la carretera, dando “continuidade ás beirarrúas existentes ata o núcleo urbano e creando un tránsito peonil seguro desde o centro da vila ata elementos de grande importancia no Concello”, indicaron desde la Diputación. Y es que están el centro de Información Turística de Ribadumia, el inicio de la Ruta da Pedra e a Auga, el Pazo de Barrantes, así como numerosas vivendas, bodegas, restaurantes y estacionamientos disuasorios.
En el primer tramo, las aceras serán de 2,5 metros y habrá una zona de estacionamiento en línea y después se creará un área reservada para los peatones al mismo nivel que la calzada y protegida mediante bolardos. También se colocarán cuatro pasos de peatones sobreelevados y se limitará la velocidad a 30 kilómetros por hora, aumentando la seguridad de los viandantes y cumpliendo la Lei de Accesibilidade de Galicia. A mayores, se actuará y reordenarán servicios básicos como el alumbrado, la marquesina de autobús, etc. 
El proyecto se ejecutará mediante un convenio: la Diputación asumirá el 70% de la obra y el Concello el 30%. Serán necesarios terrenos que los vecinos ya han cedido y, de hecho, el regidor agradeció su disposición y la de la institución provincial. “Esta actuación é unha realidade, independentemente do que diga o PP. Nós falamos con feitos, non falamos con comentarios que non favorecen o desenvolvemento do concello”, manifestó. l