lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

A Illa será pionera como una comunidad energética y electrificará su flota

Concello, Cofradía, mejilloneros y Arousa en Transición comparecieron ayer | mónica ferreirós

A Illa ya es pionera en Galicia, al haber planteado el único proyecto de conversión de una localidad en una comunidad energética limpia y con vocación de autosuficiencia. Además, aspira a otra iniciativa revolucionaria: Electrificar su importante flota bateeira y, con el tiempo, también la del resto de listas.


Se trata de dos iniciativas que aunque hoy todavía puedan parecer utópicas, han dado y seguirán dando pasos para ser realidades, con fechas concretas. Por lo de pronto, estas iniciativas han obtenido un total de 200.000 euros de ayudas europeas para concretar lo que por ahora son ideas en sendos estudios de viabilidad, cuyo plazo de ejecución es de un año. Una vez analizado cómo proceder y por qué apostar exactamente para conseguir estos objetivos, se abrirá la redacción de proyectos y la búsqueda de fondos. 


Solo la adaptación del puerto, con instalación de infraestructura como electrolineras, supondrá alrededor de un millón de euros. Pero los fondos no parecen ser un problema ahora mismo, en un tiempo de grandes beneficios económicos y apuestas europeas para la búsqueda de alternativas ambientalmente sostenibles. De hecho, hay una línea inversora únicamente para islas europeas, a la que la localidad arousana se subió ya hace unos años en su Agenda 2030 para la transición energética.


Llenos de ideas

De aquello nace todo esto ahora, de todos los encuentros participativos de entidades y vecinos, para plantear ideas y proyectos, que a partir de ahora comenzarán a concretarse.


Las dos iniciativas se presentaron ayer en el Consistorio por representantes del Concello, Cofradía, asociaciones de mejilloneros y el colectivo Arousa en Transición. Su presidenta, Ana Millán, reflexionaba sobre el decisivo momento: Un ahora en el que el precio de la electricidad y la guerra en Ucrania ahogan también un modelo energético que ya era tremendamente problemático antes de todo esto.


La idea es sencilla, pero supone un completo cambio de paradigma: Utilizar fuentes renovables y limpias como el sol, el viento o las mareas para obtener energía, resumió la edil de Medio Ambiente, Gabriele von Hundelshausen.


Primero hay que convertir A Illa en una comunidad, tanto jurídicamente —a través de una asociación o gran cooperativa—, como materialmente, con explotación de lo común para obtener esa energía. Así, por ejemplo, una línea de aparcamientos portuarios podría cubrirse para instalar placas solares.


El otro paso es electrificar los barcos bateeiros, primero a través de sistemas híbridos, con la idea de apartar contaminantes como el carburante o los aceites del mar. Para ello hará también falta adaptar el puerto. Y la idea es simbiótica con el resto de la localidad, ya que al igual que los barcos pueden conectarse a tierra para recargar sus baterías con la energía que se genera limpiamente en el municipio, también las embarcaciones servirían como grandes acumuladores en caso de necesidad. Lo explicó Julián García: “Esa é a idea: Polo mesmo sitio por onde pasa a corrente para ir a bordo a cargar as baterias, tamén cando sexa preciso, todos os barcos poden funcionar como unha gran batería que alimente ao pobo”.


Ayudas

Ambos estudios de viabilidad reciben fondos del programa Nesoi (New Energy Solutions Optimized for Islands). Para la comunidad energética van 40.000 euros para estudios en A Illa y otros tantos para consultorías a nivel europeo. La electrificación de la flota invertirá 60.000 euros en investigaciones en la localidad y otra cantidad igual para consultas técnicas en la UE.


En el acto de ayer también participaron el alcalde, Carlos Iglesias, y el patrón, Juan José Rial.

A Illa será pionera como una comunidad energética y electrificará su flota

Te puede interesar