sábado 16/1/21

La Mancomunidade ya habla de “graves problemas” de liquidez por las deudas de algunos concellos

Le resulta “imposible”, dice, expropiar ella los terrenos para el colector de Cambados-Vilanova, como planeó Durán
Imagen de archivo de un pleno de la Mancomunidade | gonzalo salgado
Imagen de archivo de un pleno de la Mancomunidade | gonzalo salgado

La Mancomunidade do Salnés replicó ayer a su expresidente y alcalde de Vilanova que tendrá que ser su concello y el de Cambados quienes asuman la expropiación de los terrenos para cambiar el colector de fecales que conecta ambos municipio. Asegura que le resulta “materialmente imposible a súa execución” debido a que “elevadas débedas” que arrastran algunos concellos “están a supoñer graves problemas de tesourería”. De hecho, recuerda –como ya publicó Diario de Arousa– que los ayuntamientos que superen los 100.000 euros deben presentar un plan de pagos o dejará de prestarles servicios. Cabe recordar que cuando se adoptó este acuerdo, Vilanova era el más moroso con 400.000 euros.

Moción del PP cambadés

La entidad, presidida por la regidora meisina Marta Giráldez, explica que “sempre está disposto a axudar aos seus concellos”, pero la situación económica se lo impide. Asimismo indica que el proyecto es de “gran interese” y permitirá acabar con “vertidos puntuais”, pero tendrán que ser los concellos quienes asuman la expropiación. De hecho, añade que Augas de Galicia mantuvo una reunión con ellos hace unos meses para comunicarles que debían iniciar el proceso para conseguir las 36 fincas necesarias. Así lo pedirá también el PP cambadés al bipartito en un próximo pleno.

Aunque no nombra a Gonzalo Durán, la Mancomunidade responde de este modo a las declaraciones donde el vilanovés mostraba su desconfianza en que siguiera sus planes de cuando era su presidente de realizar la compra de terrenos a través de esta entidad para aprovecharlos y habilitar luego la ansiada senda litoral entre Vilanova y Cambados.

El primero es el municipio más moroso con 400.000 euros de deuda a fecha del 30 de octubre, cuando todos los alcaldes menos Durán –ya no acude a las reuniones– aprobaron por unanimidad tomar medidas contra la morosidad poniendo un plazo para la presentación de un plan de pagos a los que superasen los 100.000 euros. Todo ello sin prejuicio de iniciar un procedimiento ante Facenda para el embargo de transferencias corrientes de la Xunta.

En esas fechas, Sanxenxo y A Illa de Arousa, con 300.00 y 200.000 euros, respectivamente, estaban en la misma situación. El plazo está a punto de expirar, pero la Mancomunidade no informó ayer de si alguno de los tres ha dado algún paso. También se implantó la norma general de pagar los recibos trimestrales en un plazo máximo de cuatro meses.

Comentarios